Carros eléctricos, un vistazo a su situación actual en el mundo.

Recientes noticias, especialmente de Europa revelan que varias marcas automotrices están reformulando sus planes para los vehículos eléctricos.

No, no dejarán de fabricarlos, pero sí creen que es necesario levantar un poco el pie del acelerador en los planes para el desarrollo de este tipo de soluciones de movilidad sostenible por lo que consideran unas perspectivas menos favorables en el entorno lo que lleva a los potenciales clientes a ser más cautelosos en la toma de decisión de compra de este tipo de automotores.

Mercedes Benz y Volkswagen, por ejemplo, hicieron anuncios en este sentido. La automotriz de vehículos del segmento premium señaló que su estrategia de carros eléctricos tendrá una reformulación, y sin abandonarla, sí tendrá un enfoque de mayor plazo. Por ello el presidente de la marca señaló en días recientes que la venta de vehículos con motores de combustión y tecnología híbrida se extendería hasta bien entrada la década de 2030, y también anunció la cancelación del desarrollo de la plataforma de carros eléctricos para sus sedanes de mayor tamaño a partir de la que sería la plataforma MB.EA-Large.

En un sentido similar, Volkswagen explicó que sus planes para una electrificación total también bajan algunas marchas y será un proceso más lento. En cambio, tienen en mente profundizar un poco más en los vehículos con una solución híbrida enchufable.

Para las marcas, uno de los factores que las lleva a replantear su plan de electrificación está relacionado con una disminución de la demanda en Europa. Y esto se explica en parte por la decisión de Alemania- el mayor mercado de venta de autos en la región- de eliminar todos los apoyos que brindaba a la compra de vehículos eléctricos.

Pero también los costos de producción y una todavía insuficiente red de puntos de carga para los vehículos, además de estar muy concentrada precisamente en Alemania y en los Países Bajos, apuntan a la necesidad de ser más cautos con el paso de la combustión a la electrificación total que está planteada en esa parte del mundo para el año 2035.

En Europa, al cierre del primer trimestre, según los datos de la Asociación de Fabricantes, la venta de vehículos eléctricos representaba 12% de las ventas totales, cuando un año atrás estas eran poco más del 14%.

China le da aire a los eléctricos

Sin embargo, pese a las alertas de las marcas en Europa sobre las dificultades de la electrificación, las perspectivas globales parecen ser un poco menos grises. Así por lo menos se desprende de un reciente informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE) que en sus perspectivas para el mercado de los carros eléctricos estima ventas este año de unos 17 millones de unidades.

«En lugar de disminuir gradualmente, la revolución mundial de los vehículos eléctricos parece estar preparándose para una nueva fase de crecimiento. Se espera que la proporción de vehículos eléctricos en las carreteras siga aumentando rápidamente», sostiene Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía

Por supuesto, un porcentaje importante del comportamiento de las ventas se explica por lo que se logre en China, un mercado al que la Agencia ubica con un crecimiento de 10 millones de unidades. En segundo lugar, se ubicará Europa (con sus dudas y todo) y luego Estados Unidos.

Y China parece mostrar todo lo contrario a las preocupaciones de los productores europeos. Para los chinos los costos de producción no parecen ser un factor de riesgo. Señala la AIE que allí ya más del 60% de los carros eléctricos tienen un precio de adquisición menor que los modelos equivalentes con motor de combustión tradicional.

Y esta ventaja- que va de la mano de las ayudas que otorga el gobierno chino a sus automotrices- también los lleva a ser un incuestionable competidor global. Sus exportaciones representaron la mitad de las ventas mundiales de vehículos eléctricos.

Lo que las exportaciones de vehículos eléctricos desde China pueden representar para la industria automotriz mundial ya puso en alerta a Estados Unidos, y el gobierno Biden autorizó un arancel de 100% a las importaciones de carros eléctricos desde ese país.

Europa quizá no llegue a ese extremo, pero sus gobiernos, varios de ellos, también piensan en la necesidad de limitar de alguna manera el ingreso de los vehículos eléctricos del gigante asiático. Pero de manera paralela tienen que avanzar en políticas industriales y de apoyo para fomentar esta fabricación en su propio suelo.

Colombia, un panorama de retos y oportunidades

Si el panorama internacional para los vehículos eléctricos refleja los retos que debe enfrentar la tecnología para su desarrollo, Colombia no escapa a las complejidades para afianzar una nueva tendencia en la movilidad.

Si bien Colombia se ha destacado en Latinoamérica como uno de los países con mayor avance en la penetración de vehículos de nuevas energías, aún así su participación en el mercado sigue siendo baja.

Para el inicio de 2024 de acuerdo con los datos del RUNT, en Colombia rodaban poco más de 7 millones de carros. De estos tan solo 11.500 están registrados como carros eléctricos, es decir por el momento ni el 1% del parque rodante.

Aún así los vehículos eléctricos y en general aquellos que apelan a tecnologías más amigable con el medio ambiente han registrado cifras de crecimiento permanente en un contexto de desaceleración de la industria en los últimos 18 meses. Y el mercado se está moviendo con la presencia de nuevos modelos en diferentes categorías tanto en vehículos de pasajeros como en automotores de trabajo.

El avance mayor de la movilidad eléctrica en Colombia debe también superar una serie de retos, y así lo ha planteado la Asociación de Movilidad Sostenible.

En primer lugar, el tema de un desarrollo más fuerte de la infraestructura para carga que no solo aumente los puntos de conexión, también desconcentre estos sitios de ciudades principales y los lleve a ciudades intermedias y al corredor vial nacional para facilitar los viajes intermunicipales.

Es importante fortalecer políticas fiscales y de beneficios en la compra y tenencia de este tipo de carros. Reducción arancelaria, tarifas impositivas menores, facilidades para la movilidad en las ciudades.

Por su puesto, otro elemento tiene que ver con el costo de los vehículos, si bien no es un factor que se pueda controlar totalmente por parte del país y sus regulaciones, sí es posible acortar la diferencia entre el valor de un vehículo eléctrico frente a un auto a combustión. Además de los incentivos tributarios y fiscales, apoyo en temas financieros que faciliten la compra podría ser otra alternativa.

Y si bien la conciencia de preservación del medio ambiente ha crecido, especialmente en población más joven, es importante profundizar en información en cuanto a las ventajas de la movilidad eléctrica a los consumidores, más allá de un beneficio de rodar sin restricciones por las vías de sus ciudades.

Con este panorama es claro que el desarrollo de la política de descarbonización en la industria automotriz y el transporte no es un proceso que tenga todo el camino allanado, sin embargo, con plazos que seguramente se reajustarán la movilidad transita por nuevas sendas y su futuro se pinta más verde.

ENTENDIENDO LOS TRES TIPOS DE DAÑOS EN UN VEHICULO DESPUES DE UN CHOQUE Y SU IMPORTANCIA EN LA CORRECTA REPARACION.

IMAGEN:KLIPART.COM

Introducción:

Cuando un vehículo se ve involucrado en un accidente o choque, los daños pueden ser mucho más que evidentes abolladuras y rasguños en la carrocería. Es esencial comprender los diferentes tipos de daños que pueden ocurrir para garantizar una reparación completa y segura del vehículo. En este artículo, exploraremos los tres tipos principales de daños que un vehículo puede experimentar después de un impacto y destacaremos la importancia de identificar y abordar cada uno de ellos.

I. Daños Externos:

Los daños externos son los más visibles y evidentes. Estos ocurren en las partes externas del vehículo debido al contacto con un objeto externo, como otro vehículo, un poste o cualquier obstáculo en la carretera. Los daños externos pueden incluir abolladuras, rasguños, roturas de faros y parabrisas, entre otros. Aunque estos daños son fácilmente identificables, a menudo son solo la punta del iceberg en términos de los problemas totales causados por el accidente.

II. Daños Estructurales:

Los daños estructurales se producen en la integridad física del vehículo y resultan de las deformaciones causadas por la energía absorbida durante el impacto. Estos daños pueden no ser evidentes a simple vista y pueden afectar la capacidad del vehículo para soportar futuros impactos de manera segura. Es crucial realizar una inspección exhaustiva, utilizando herramientas especializadas y tecnología de diagnóstico, para detectar estos daños estructurales. Ignorarlos puede comprometer la seguridad del vehículo y de quienes lo ocupan.

III. Daños Internos y a Ocupantes:

Además de los daños visibles en la carrocería y los daños estructurales, un accidente puede causar daños internos en el vehículo y afectar a sus ocupantes. Los sistemas de seguridad, como los airbags y los cinturones de seguridad, pueden desplegarse durante el impacto, causando daños que deben ser evaluados y reparados profesionalmente. Además, los ocupantes pueden experimentar lesiones que no son inmediatamente evidentes. La revisión médica y la reparación adecuada de cualquier daño interno son fundamentales para garantizar la seguridad continua de los ocupantes del vehículo.

Importancia de la Identificación y Reparación Completa:

La importancia de identificar y abordar cada tipo de daño radica en garantizar la seguridad, la funcionalidad y la durabilidad del vehículo después de un accidente. Ignorar ciertos tipos de daños puede llevar a problemas futuros, incluidos fallos mecánicos, pérdida de control y, lo más importante, riesgos para la seguridad de los ocupantes.

Una evaluación profesional y exhaustiva por parte de un taller de reparación especializado es esencial después de cualquier accidente, incluso si los daños externos parecen menores. La reparación correcta no solo restaura la estética del vehículo, sino que también asegura su rendimiento y protege la seguridad de quienes viajan en él.

Conclusión:

En conclusión, la comprensión de los tres tipos de daños que un vehículo puede experimentar después de un choque es crucial para garantizar una reparación completa y segura. La atención a los daños externos, estructurales y internos es esencial para mantener la integridad del vehículo y la seguridad de sus ocupantes. Al abordar cada tipo de daño de manera adecuada, podemos asegurarnos de que el vehículo vuelva a estar en óptimas condiciones y listo para la carretera.

Correa de distribución, para que el motor funcione en armonía.

imagen: kliparts.com

En el complejo engranaje de un motor de automóvil, la correa o cadena de distribución desempeña un papel vital, encargada de sincronizar el movimiento de los componentes internos. Su función principal es asegurar que las válvulas y los pistones operen en perfecta sincronia, que el árbol de levas y el cigüeñal trabajen de manera acoplada evitando colisiones que podrían resultar en daños severos al motor.

Esta sincronización es crucial, ya que controla la apertura y cierre de las válvulas en el momento preciso durante el ciclo de combustión. Una sincronización adecuado de este movimiento permite un llenado y evacuado de los cilindros y, en última instancia, un rendimiento óptimo del vehículo.

Un desajuste en esta sincronía puede provocar consecuencias catastróficas, como el contacto directo entre las válvulas y los pistones, resultando en daños costosos y la posible inmovilización del vehículo.

Las correas de distribución suelen estar fabricadas con materiales resistentes al desgaste, como goma reforzada con fibras de kevlar. Por su parte, las cadenas de distribución están compuestas de eslabones metálicos que garantizan durabilidad y resistencia. Ambas tecnologías buscan asegurar una operación fiable y duradera del motor.

En ambos casos cuenta con dientes que se enganchan con las poleas del cigüeñal y el árbol de levas. Esta conexión asegura que ambos componentes giren al unísono, manteniendo la armonía en el sistema.

El mantenimiento preventivo de la correa o cadena de distribución es esencial para evitar problemas mayores. Es recomendable seguir las especificaciones del fabricante en cuanto a los intervalos de cambio, que suelen oscilar entre los 80,000 y 160,000 kilómetros. Además, es aconsejable revisar visualmente el estado de la correa en inspecciones regulares, buscando signos de desgaste, grietas o deterioro.

Combustión o eléctrico, ¿cuál comprar? Ventajas y desventajas de uno y otro.

En medio de un año de alta complejidad para la industria automotriz en general, y para la comercialización de carros en particular, con una reducción constante en las ventas, el segmento de los denominados vehículos de nueva energía, y en este caso los eléctricos se destacan por tener crecimiento, de un 6% en el acumulado del año y solo en noviembre del 97%.

Esto debido a un creciente interés por parte de potenciales compradores en este tipo de tecnologías, aunque si bien no todavía se alcanzan cifras de alto impacto, los cerca de 3.500 vehículos eléctricos vendidos solo en 2023 ponen a Colombia en una posición de liderazgo en esta categoría entre los países de Latinoamérica.

Permitir que el interés por los carros eléctricos se fortalezca y consolide como una alternativa a la movilidad pasa por varios factores, unos económicos, otros de infraestructura y un tercer elemento es la información a los consumidores sobre ventajas, desventajas, alternativas y opciones.

En este artículo Autotest quiere ofrecer algunos elementos de análisis y comparación entre las alternativas de combustión tradicional y los vehículos de esta nueva energía, como una guía para ayudar a los compradores a orientar su decisión de adquisición de vehículo hacia aquella tecnología que satisfaga de mejor manera sus necesidades.

Carros eléctricos, sus ventajas y desventajas

1.            Sostenibilidad ambiental: los carros eléctricos son una opción más limpia, produciendo cero emisiones locales y contribuyendo a la reducción de la huella de carbono.

2.            Menor costo operativo: aunque la inversión inicial puede ser más alta, los carros eléctricos tienden a ser más económicos en cuanto a mantenimiento y carga eléctrica, especialmente con el aumento de la infraestructura de carga.

3.            Experiencia de conducción silenciosa: la ausencia de un motor de combustión interna proporciona una experiencia de conducción más silenciosa y suave, mejorando la comodidad del conductor y los pasajeros.

Y sus puntos en contra:

1.            Rango de autonomía limitado: aunque ha mejorado considerablemente, la autonomía de los carros eléctricos puede ser un factor limitante para algunos conductores, especialmente en viajes largos.

2.            Infraestructura de carga en desarrollo: aunque está creciendo rápidamente, la infraestructura de carga eléctrica aún no es tan ubicua como las estaciones de servicio de combustible tradicionales.

3.            Costo inicial elevado: a pesar de los ahorros a largo plazo, la inversión inicial en un carro eléctrico puede ser un obstáculo para algunos compradores.

En este sentido, la opción por un carro eléctrico es lógica para aquellas personas que requieren un vehículo para realizar desplazamientos esencialmente urbanos o de un rango de alcance medio que les permita administrar la autonomía que pueda ofrecer y contar con estaciones de carga relativamente cerca de sus trayectos cotidianos. Y, por supuesto, si la sostenibilidad ambiental es un factor relevante, la compra debe orientarse a esta tecnología.

Carros de combustión, sus ventajas y desventajas

Y aunque los eléctricos de manera paulatina se vienen posicionando como opción de movilidad, los carros de combustión tienen aún una larga vida, y también esta tecnología se ha adaptado a las exigencias de mayor control sobre las emisiones que afectan el medio ambiente.

1.            Amplia infraestructura de combustible: las estaciones de servicio son comunes, proporcionando conveniencia y permitiendo viajes largos sin la necesidad de extensas redes de carga.

2.            Rango de autonomía superior: los carros de combustión tradicional suelen tener un rango de autonomía más amplio, lo que los hace ideales para viajes extensos.

3.            Costo inicial más bajo: para aquellos preocupados por el presupuesto inicial, los carros de combustión tradicional pueden ser más accesibles.

Entre las desventajas que se podrían encontrar en este tipo de vehículos, se encuentran:

1.            Emisiones contaminantes: y aunque como lo decíamos unas líneas atrás, la tecnología se adapta a mayores exigencias de respeto al medio ambiente, no se puede desconocer que estos vehículos continúan generando elementos como CO2 o NOx que afectan la calidad del aire, aunque cada vez en porcentajes menores.

2.            Costos operativos a largo plazo: aunque el costo inicial es menor, los gastos de combustible y mantenimiento a lo largo del tiempo pueden aumentar significativamente.

Bajo estos parámetros y factores de ventaja y desventaja, la compra de un carro a combustión puede ser una buena opción para aquellas personas que realizan desplazamientos de largo aliento de manera frecuente, y aunque el tema del diferencial de autonomía frente a los carros eléctricos es cada vez menor, con un carro de combustión el tema de recarga de combustible se resuelve de manera sencilla gracias a una muy amplia red de estaciones de servicio a lo largo del país.

También es una opción cuando desde el punto de vista de presupuesto de compra no es posible aún acceder a un vehículo eléctrico que, como se señaló, tiene un costo inicial que puede ser alto

En última instancia, la elección entre un carro eléctrico y uno de combustión tradicional depende de sus necesidades, estilo de vida y valores. La industria automotriz está evolucionando rápidamente, y cada opción tiene sus méritos. Al tomar en cuenta las ventajas y desventajas, estará mejor informado para tomar una decisión que tenga en cuenta sus prioridades y contribuya a desarrollar mejores formas de transporte.

El habitáculo del carro: espacio de seguridad y comodidad a bordo.

cortesia: Chevrolet

Uno de los factores que el potencial comprador de un carro nuevo o usado tiene en cuenta al momento de decidir si se queda con el vehículo es como se siente una vez se ha instalado dentro de él, y como, de acuerdo con esa experiencia también se podrían sentir las personas que de manera frecuente o eventual vayan a viajar con él. En otras palabras como sería la relación de conductor y pasajeros con el habitáculo del nuevo carro.

Qué es el habitáculo?

En términos prácticos el habitáculo de un carro es ese espacio en el que viajan el conductor y sus acompañantes y tiene los elementos necesarios para garantizar que los desplazamientos se hagan de manera segura y cómoda. El habitáculo se erige como el epicentro de la experiencia del conductor y los pasajeros. Desde un enfoque de diseño, su configuración no solo busca agradar estéticamente, sino también optimizar la funcionalidad y la comodidad.

El habitáculo es la manifestación tangible del diseño interior de un automóvil. Los fabricantes, conscientes de la importancia del primer contacto visual, buscan armonizar formas, colores y materiales para crear un espacio atractivo y funcional. Elementos como la disposición de controles, la visibilidad y la accesibilidad juegan un papel crucial en esta fase.

El habitáculo también desempeña un papel fundamental en la seguridad del vehículo. Elementos como el chasis, la estructura de la carrocería y los sistemas de airbags están diseñados para proteger a los ocupantes en caso de colisión. La ubicación estratégica de zonas de absorción de impactos y la integridad de los materiales utilizados son consideraciones clave.

La comodidad es, como señaló al comienzo de este artículo, un componente esencial. Asientos ergonómicos, sistemas de climatización y aislamiento acústico son elementos clave que determinan el nivel de confort en el habitáculo. Los fabricantes invierten en tecnologías que reducen la fatiga del conductor y mejoran la experiencia de viaje para todos los ocupantes.

Elementos del habitáculo:

El habitáculo se compone de varios elementos interrelacionados. Los asientos son protagonistas, y su diseño impacta directamente en la experiencia de conducción. El panel de instrumentos, la consola central y los controles son elementos ergonómicos clave. Además, la conectividad, con los sistemas de infoentretenimiento y asistentes de conducción están integrados para mejorar la experiencia del usuario.

El proceso de desarrollo del habitáculo comienza con la conceptualización del diseño. Los fabricantes realizan estudios de mercado y pruebas de usabilidad para comprender las preferencias del usuario. Luego, se emplean avanzadas herramientas de diseño asistido por computadora (CAD) para visualizar y perfeccionar cada detalle antes de la producción.

La elección de materiales es crucial. Desde cuero de alta calidad hasta plásticos resistentes y aleaciones ligeras, los fabricantes seleccionan cuidadosamente los materiales para equilibrar durabilidad, estética y sostenibilidad. Los avances en la tecnología de materiales también contribuyen a reducir el peso y mejorar la eficiencia.

El habitáculo de un vehículo va más allá de ser simplemente el espacio interior. Es el resultado de un proceso de diseño, orientado a fusionar estética, seguridad y confort. Los fabricantes, conscientes de la importancia de este aspecto, continúan innovando para ofrecer experiencias de conducción a los usuarios.