El cinturón de seguridad: cómo usarlo y cuidarlo.

En días pasados hablábamos en esta columna de las recomendaciones más importantes al momento de iniciar un viaje en el carro. Recomendaciones tanto de seguridad como de mantenimiento preventivo básico previo a ese desplazamiento.

Y una de esas recomendaciones era revisar muy bien los elementos y sistemas de seguridad pasiva y activa que brindan protección tanto a conductor como a los ocupantes del vehículo. Y uno de esos sistemas y elementos claves en la seguridad al viajar es el cinturón de seguridad.

Este elemento, que hizo su aparición por primera vez en un Volvo Amazon en 1959, y que fue desarrollado por el ingeniero Nils Bohlin, es hoy uno de los factores más importantes para la protección de la vida en la conducción. Según la Organización Mundial de la Salud, más de 100 mil personas al año salvan su vida en un accidente de tránsito gracias a que estaban utilizando de manera correcta el cinturón de seguridad.

Existen varios tipos de cinturones que se clasifican especialmente por sus puntos de anclaje

Cinturón de dos puntos: es básicamente el que se encuentra en los aviones y se posiciona como una correa ajustable que amarra al usuario por la cintura. En los vehículos se encuentra en algunas ocasiones como cinturón en la zona central de la banca trasera.

Cinturón de tres puntos: es el usado como norma en los vehículos hoy día, tanto en las plazas delanteras como traseras. Cubre desde el hombro, pasando por el torso y termina en cadera.

Cinturón de cuatro puntos: se encuentra en algunos vehículos del alto desempeño y autos de competencia. Este tipo de cinturón ofrece una sujeción en los dos hombros y ambas caderas.

Cinturón de cinco puntos: en este cinturón, que también está presente en los vehículos de alto performance, se agrega un punto de sujeción adicional al de cuatro puntos. Este punto se ubica entre las piernas de los ocupantes de cada plaza.

Recomendaciones de uso adecuado

Para que el cinturón pueda cumplir de manera efectiva su labor de protección y mitigación de lesiones, o incluso preservar la vida en caso de accidente, este debe quedar bien ajustado al cuerpo y colocado de manera correcta, en el caso de los cinturones de tres puntos cubriendo desde el hombro y de manera diagonal cruzar por el torso hasta el anclaje a la altura de la cadera del lado opuesto. La práctica de muchas personas de ponerse el cinturón por debajo del hombro hace que pierda toda efectividad en protección en caso de un accidente, una colisión, una frenada fuerte imprevista; y por el contrario puede causar una lesión mayor.

Uno de los errores más comunes es inclinar la silla hacia atrás demasiado. En esta posición aunque el conductor o su acompañante tengan el cinturón puesto, se puede presentar lo que se conoce como “efecto submarino”, esto quiere decir que por esa posición tan inclinada hacia atrás en un eventual accidente la persona podría deslizarse por debajo del cinturón ya que no estaría reteniendo de manera adecuada el cuerpo al tener la silla en una posición incorrecta.

El cinturón debe ejercer una presión sobre el cuerpo, sin ser excesiva. Cuando el usuario del vehículo utiliza elementos como cojines para aliviar esa presión, colocándolos entre la cinta y el cuerpo, también evita que cuando sea necesario el cinturón cumpla su función de mitigar el movimiento del cuerpo dentro del habitáculo, desplazándose hacia adelante y evitando que salga expulsado o se golpee con algún elemento del vehículo.

Un mantenimiento básico es necesario

El cinturón, como cada elemento del carro, necesita también de un mantenimiento y un cuidado básico para que pueda prestar bien su servicio de protección. En el caso de la limpieza de la reata es importante utilizar productos que no sean abrasivos y no lleven a que esta correa se deshilache.

También es importante verificar cada cierto tiempo que el cinturón, la cinta, no tenga cortaduras, no se empiecen a ver hebras sueltas de la fibra. También, cuando sienta que el cinturón no está ejerciendo presión sobre el cuerpo acuda a un centro técnico o su concesionario para que le hagan la revisión si alguno de los elementos mecánicos que hacen parte del conjunto no está operando bien o quizá algún elemento exógeno puede haber entrado por la abertura de la bobina en la que se enrolla la cinta, o incluso puede estar bloqueada por suciedad y es necesario limpiarla.

Estos consejos de uso y mantenimiento básico preventivo pueden hacer que la vida útil de ese elemento que muchas veces pasa desapercibido, e incluso a algunas personas les molesta tener que usarlo, pueda ser lo más larga posible y así continuar con su importante y callada labor de preservar la vida de los ocupantes del automóvil.

POSICION CORRECTA PARA CONDUCIR.

La posición correcta al volante del carro es clave para poder desarrollar una conducción segura. Una buena postura de manejo  le permite al conductor tener la visibilidad correcta del interior del auto y de su entorno exterior.

También, tener a su alcance y sin sobreesfuerzos o posiciones y movimientos incómodos o poco naturales, los mandos que le permitan controlar los diferentes sistemas del vehículo. Por supuesto, también facilita tener el volante en la posición correcta para su operación y poder guiar el auto de manera segura.

Antes de iniciar la marcha y emprender el viaje, especialmente en esta época en la que personas y familias realizan viajes más largos de lo habitual aprovechando la temporada de vacaciones de fin de año, es necesario asegurar la posición que brinde la mayor comodidad y seguridad para afrontar largas horas de conducción por vías que presentan diferentes grados de dificultad para quien maneja.

Para hacerlo y asegurarse que esté bien posicionado, entre al auto y siéntese en la ubicación del conductor, con la espalda bien apoyada sobre el respaldo del asiento y la cadera en el ángulo que forman la banqueta y el espaldar; presione a fondo el pedal del embrague. Al hacer este movimiento la rodilla debe quedar ligeramente flexionada. Si la rodilla queda totalmente estirada indica que la posición de la silla no es correcta y debe ajustarse de manera longitudinal. Una silla demasiado corrida hacia atrás no permite que el conductor pueda ejercer la presión uniforme sobre el pedal de embrague y especialmente sobre el pedal de freno, generando graves riesgos para afrontar cualquier circunstancia que requiera una detención del vehículo durante la marcha.

Un segundo factor que influye en la posición de manejo es la altura del asiento. Una vez la distancia ha sido corregida se debe verificar la altura. Los expertos en temas de seguridad y ergonomía al manejar aconsejan tener una altura lo más baja posible pero sin perder visibilidad sobre el parabrisas y también poder tener la visión de todo el conjunto del cuadro de mandos y del tablero.

Una vez se ha posicionado la silla en su distancia y su altura adecuada el conductor debe pasar a revisar el ángulo de inclinación del respaldo. El objetivo es que no quede totalmente vertical, pero tampoco muy inclinado hacia la parte trasera. La mejor forma para determinar la posición adecuada del respaldo es, sentado en la silla en la posición correcta con la espalda apoyada en el respaldo del asiento y la cadera en ángulo con butaca y espaldar, se estiran los brazos en dirección al volante, si las muñecas pueden descansar sobre la parte superior del volante el espaldar esta nivelado en el ángulo correcto para una conducción segura. En esta posición el conductor tendrá, en el momento del manejo, los brazos ligeramente flexionados y de esa forma puede manipular el volante de forma ágil y con reaccionando de manera pronta a las diferentes circunstancias que plantea la ruta, y tendrá la movilidad suficiente para controlarlo y enfrentar alguna circunstancia imprevista en la guía de la dirección durante el viaje.

Con la silla ajustada en todas sus medidas respecto a la ergonomía y la postura correcta para conducir, recuerde que la forma adecuada para tomar el volante y controlarlo es hacer un símil del volante con la esfera de un reloj y poner las manos, simulando las agujas del minutero y segundero como si marcaran las 10:10.

Si el vehículo tiene reposacabezas que puede regularse hágalo siempre teniendo en cuenta que la altura de la parte superior del reposacabezas coincida con la altura de los ojos. Esta es la posición correcta para que el reposacabezas cumpla su función de evitar lesiones por el llamado latigazo cervical en caso de una colisión.

¿COMO SE DISEÑA UN CARRO?

imagen: https://www.press.bmwgroup.com/

Cada carro que usted ve en la calle, o llama su atención en la vitrina ha pasado por muchos, cientos de procesos, revisiones, análisis, debates, sondeos y, finalmente, la aceptación por parte del equipo directivo a cargo de la gestión de la marca para que se convierta en un nuevo modelo digno de llevar su emblema y representarla en las calles del mundo. Desde los temas de ingeniería, aerodinámica, electrónica, mecánica; pasando por los temas de presupuesto, costos, precio; hasta llegar a decisiones de mercadeo, posicionamiento y estrategia comercial.

Pero todo esto sería inútil si no se tiene el diseño del un vehículo. Este, se podría decir es el comienzo de toda la cadena que termina con un nuevo carro en los pisos de venta de cada marca. ¿Y cómo es el proceso de diseño?

La decisión de un nuevo vehículo no se toma de un día para otro. Las marcas automotrices analizan constantemente las diferentes variables del mercado, las tendencias del sector y de los gustos y expectativas de los consumidores para proyectas con varios años de anticipación cuáles pueden ser sus nuevas propuestas.

Una vez se decide un nuevo carro para el futuro se parte de un documento en el que se concretan sus características, el público objetivo, las necesidades que debe resolver, la filosofía que sustenta este nuevo desarrollo, se señalan sus funcionalidades, los terrenos que principalmente recorrerá, los mercados a los que se enfoca

Este insumo le sirve al equipo de diseño para desarrollar el primer paso de su proceso y es llevar esta idea a bocetos o dibujos en los que se plasman y trazan las líneas y formas como se concibe que debe ser el modelo. Cientos de bocetos se dibujan y someten a análisis de manera interdisciplinaria con otras áreas de la firma automotriz que aportan su visión, sus ideas y sugerencias, para finalmente tener un concepto que les permita dar un nuevo paso en la fase de diseño.

Aquí del dibujo en papel y la utilización de lápices, plumones y colores, se pasa a un sustrato digital para dibujar también, pero en pantalla y con base en programas como SolidWorks u otros programas robustos para el diseño digital el modelo en su aspecto definitivo, o casi definitivo. Este trabajo de diseño digital es importante porque permite pasar de las dos a las tres dimensiones y manipular el resultado de tal manera que permite observar con mayores detalles diferentes aspectos de la forma, las líneas, los espacios, dimensiones y como se comportan en el entorno, para así poder realizar ajustes y llevar el diseño del nuevo vehículo a un mayor nivel de detalle.

Con el modelo digital definido, el equipo de diseño da paso a una de las fases quizá más curiosas, pero también fascinantes para quienes no están en el día a día de estos procesos. Se trata de la configuración y modelado en arcilla y tamaño real del auto, lo que se denomina también Modelo Clay. Se trata de “construir” totalmente en arcilla especial (tiene un 70% de cera) y en escala real el nuevo auto. Esta arcilla se aplica sobre una estructura previa, generalmente armada en madera, y que se denomina como el alma. Para ello un grupo de artistas, artesanos, escultores trabajan de manera paciente y durante varios días dando forma al modelo. Este modelo real en arcilla a escala real permite apreciar nuevos detalles, hacer observaciones, ver el comportamiento de sus formas y líneas a la luz, hacer precisiones sobre sus dimensiones y distancias.

Un trabajo artesanal similar, pero con materiales como madera, plástico o metal, se hace para el diseño del interior del vehículo, también a escala real, lo que facilita analizar ergonomía, posición de los diferentes elementos que conformarán el habitáculo, funcionalidad, distancias, habitabilidad y confort interior.

De manera paralela también se trabaja en aspectos como el color del carro, con el desarrollo de una paleta que caracterice al modelo a partir de una gama de tonalidades que vayan de acuerdo con la filosofía del nuevo auto y también de las tendencias de color que cada año analizan los expertos de la industria.

De aquí se da paso a prototipos que pueden ser funcionales es decir ya con la mecánica incluida para iniciar pruebas de comportamiento real en ruta y descubrir como acoplan diseño y mecánica. Cabe anotar que, en todas las fases del diseño, siempre está en mente el tipo de mecánica que el auto llevará y así poder desarrollar un modelo acorde con estas necesidades y características.

Darío Puyo y Renocar, una evolución constante en el mercado de autos usados.

Dario Puyo

Renocar es un nombre altamente reconocido en Medellín como uno de los pioneros en la comercialización de autos usados. De hecho su fundador, Darío Puyo, señala, con base en los registros de Cámara de Comercio de Medellín, se trata de la empresa y marca independiente de comercialización de vehículos más antigua formalmente registrada ante la entidad, de eso hace ya 44 años.

Casi 9 lustros de trabajo continuo que le han permitido a Dario Puyo no solo formar empresa, especialmente poder vivir de lo que ha sido su pasión de toda la vida. Desde el colegio y en la adolescencia los motores y las cuatro ruedas han sido un impulso de entusiasmo para Dario. Recuerda como a sus quince años, con otros compañeros y amigos de colegio participaban durante los fines de semana en las competencias de autos que se organizaban en aquellos días, y no solo las que se corrían en Medellín. También a las que se montaban en otras regiones, especialmente el Eje Cafetero. Cali, Armenia, Cartago, Pereira; los vieron correr muchas veces. Una vena deportiva que también explotó durante más de 11 años con los karts, a través de su hijo, Ricardo.

Darío, siempre supo que lo suyo era construir su proyecto de vida a partir de su pasión y por eso en 1978 inició su empresa Renocar. Un local, ubicado sobre la popular Avenida Sandiego en Medellín fue el hogar de la marca por 29 años, empezó cuando en la zona no había sino dos empresas dedicadas al tema automotriz.

Para la compra y venta de vehículos en aquellos días, cuenta, Renocar se apoyaba mucho en el trabajo de los llamados comisionistas, personas que se encargaban de conectar la oferta y la demanda de autos usados y a cambio se llevaban un porcentaje del negocio final (comisión). Estos comisionistas se concentraban en una zona muy popular de la ciudad en esos años: la Avenida La Playa. De forma más concreta en el Pasaje La Bastilla, y en dos lugares específicos, los bares Ganadero y Cafetero. Ese era el “fogoncito” de los negocios de los carros usados en la Medellín de finales de los años 70 y principios de los 80 del siglo XX.

Y también por aquellos tiempos, la oferta se concentraba en muy pocas marcas, y dos se llevaban el pedazo mayor de la torta: Renault y Chevrolet.

Pero el mercado no se queda quieto, y los años vieron crecer no solo la ciudad, también su oferta automotriz. Renocar se mudó de un local y una calle en la que la competencia era escaza, a un nuevo concepto comercial en el que más y más comercios especializados en vehículos usados aparecieron en la escena, y hoy es una de las empresas fundadoras del conocido hasta hace poco como Centro Comercial Automotriz (Movicentro). Esa evolución, que también se evidencia en la ampliación de las opciones de compra a más de 70 marcas en el mercado, obliga, dice Darío Puyo, a una permanente actualización y conocimiento de las alternativas del mercado para ofrecer la mejor información a los potenciales compradores. Aunque algunas veces estos lo sorprendan con un conocimiento muy profundo del carro que quieren comprar, gracias a las información que hoy se puede obtener en redes sociales y la web.

Incursión con los nuevos

Pero no solo los vehículos usados han sido el soporte de Renocar. También durante un tiempo a mediados de la primera década de los años 2000, Darío Puyo y su empresa incursionaron en la representación de vehículos nuevos. Fue así como montó la representación de la marca Lada en Medellín. Una marca que si bien no tenía el prestigio ni difusión de sus competidores, destaca Darío Puyo, tenía una tradición de soportar el trabajo duro.

Infortunadamente una decisión de cierre de la planta de producción en Ecuador cortó el suministro oportuno de vehículos y el proyecto con Lada tuvo que terminar. Pero a Darío Puyo le queda la satisfacción de haber tenido la oportunidad de vender el que considera un buen producto, propio para las exigencias de los terrenos y la geografía local.

Una de las claves del éxito y la permanencia de Renocar en el mercado local de autos usados, es la adaptación a los cambios y la evolución de la industria. Cuando los cada vez mayores desarrollos tecnológicos en los autos llegaron, ya no era posible garantizar la fiabilidad de un carro solo con las pruebas de ruta en las “pistas” urbanas que usaban Darío Puyo y sus colegas en los 70 y 80: los ascensos de Las Mellizas, la Clínica del Rosario en el sector de Bostón, o la subida de Robledo. 

Ya los nuevos vehículos exigían un análisis más minucioso y especializado y el peritaje comenzó a ser un factor de garantía. Y en eso también Renocar fue un pionero. “Desde entonces no recibo un carro que no esté amparado por un peritaje”, expresa el empresario.

Y hoy, cuando las redes sociales se han convertido en una vitrina en la mano de cada potencial comprador, Renocar hace presencia en estas plataformas a través de sus cuentas en Instagram (@renocardariopuyo) y en Facebook (@renocarautomoviles).

Adaptándose a los cambios, desarrollando su actividad basado en la premisa de la confianza, la responsabilidad, la transparencia y la buena procedencia de sus vehículos; Renocar y Darío Puyo esperan seguir ofreciendo una alternativa sólida y segura en un mercado que cada día evoluciona.

10 recomendaciones para viajar seguro.

Ahora, que se acerca una nueva temporada de vacaciones y en la que muchas personas y familias aprovechan sus carros para desplazarse de una ciudad a otra con el fin de disfrutar días de descanso y reencontrarse con familiares y amigos, es importante comenzar a sensibilizar con tiempo a esos propietarios y conductores que tienen la responsabilidad de transportar a sus seres queridos de manera segura.

Cabe recordar que la conducción es por definición una actividad de riesgo, y por eso mismo su ejercicio requiere de una alta dosis de responsabilidad y de buenas prácticas al volante para minimizar cualquier tipo de situación en la que se pueda poner en peligro la vida de los ocupantes del carro, de otros actores en la vía o daños a bienes propios o de terceros.

Te damos algunas recomendaciones para que en el ejercicio de la conducción pueda desarrollar una práctica segura.

  1. Lo primero que debe hacer al entrar al carro es buscar la posición de manejo más cómoda en el sentido que sea la que le permita manipular y accionar sin esfuerzo ni posturas forzadas tanto el volante como la palanca de cambios, si el carro es manual, y los pedales de freno aceleración y embrague.
  2. La posición también le permite tener la mejor visibilidad posible, tanto hacia adelante, como la visión a través de los espejos retrovisores para controlar el entorno de la conducción. Antes de iniciar la marcha, incluso antes de encender el auto ubique bien los espejos retrovisores laterales externos y el espejo interno para que tenga una buena visibilidad del entorno y pueda controlar al máximo las decisiones de movimiento del auto.
  3. Tome el volante con los brazos en la posición de las 9 y 15 para que así pueda tener mayor control sobre su giro.
  4. Por su puesto, el uso del cinturón en todas las personas que viajen en el carro.
  5.  En la vía, siempre tenga una distancia prudente de otros vehículos. Eso le permitirá reaccionar con tiempo ante una acción imprevista por parte del vehículo que vaya adelante y evitar quizá un choque u otro tipo de accidente.
  6. Respete las señales de tránsito y los límites de velocidad diseñados por las autoridades en cada sitio.
  7. Recuerde que manejar luego de haber ingerido alcohol no solo es peligroso. También puede acarrear una fuerte sanción económica y suspensión de la licencia.
  8. En viajes de larga duración tome un descanso por lo menos cada dos horas, o un relevo en el manejo. En este descanso salga del auto, camino un poco, estire sus músculos y tómese unos 15 o 20 minutos para relajarse y poder continuar más adelante con la marcha.
  9. Mientras esté manejando evite toda posible distracción, especialmente la que genera el estar manipulando un teléfono celular. Active el bluetooth del sistema de infoentretenimiento, o su dispositivo de manos libres si debe contestar llamadas mientras está conduciendo, y aun así no pierda la vista del camino mientras conversa.
  10. Una conducción segura también pasa por mantener el carro en buenas condiciones técnicas y mecánicas. Acuda a las revisiones periódicas bien sea en el concesionario o en un taller reconocido.