ANTES DE COMPRAR TU VEHICULO USADO: PRUEBALO.

Uno de los aspectos que determina la decisión de compra de un carro es la posibilidad de realizar una prueba de ruta que permita determinar el comportamiento en vía de ese auto que usted quiere.

Y aunque en estos días no es fácil poder acceder a esta posibilidad en virtud de las precauciones propias y necesarias para mitigar los impactos por la pandemia generada por el Covid 19, sí es importante tener en mente algunas recomendaciones y claves que en lo posible le permitirán poder desarrollar una prueba para conocer más en detalle el funcionamiento y estado del vehículo y las sensaciones generadas en los desplazamientos.

Lo primero es revisar bien el carro,  ojalá a la luz natural para evidenciar en su estado físico y estético y si realmente el carro corresponde con lo que el anuncio de venta o las palabras que su propietario señala. Verificar que no se encuentren fuertes golpes,  rayones, desajustes en las latas o diferencias en tonalidades de la pintura,  o algún elemento que pueda hacer pensar que el vehículo ha sido sometido a un trabajo mayor o incluso inapropiado. Esto también debe hacerse al revisar su interior, buscando elementos de tapicería sueltos, en mal estado o en exceso desgastados y también en una inspección visual de su motor verificando si hay alguna fuga visible de lubricante, refrigerante, liquido de la dirección hidráulica o de frenos.

Desconfie de un kilometraje muy alto o demasiado bajo. Mire si encuentra etiquetas de recordación de cambios de aceite o facturas en la guantera que indiquen un kilometraje anormal al mostrado por el vehiculo.

MIDASE EL CARRO

Suena un poco extraño, pero sí. La idea es que antes de iniciar la marcha, entre al carro,  vea que tan fácil es para usted ingresar y salir de él. También siéntese en el puesto del conductor y fíjese que tan cómodo se siente y las posibilidades de ajuste que pueda brindar su asiento  y el volante;  así como los espejos retrovisores y el espejo interno. Recuerde también que usted no será el único que se transportará en el, mida el espacio de las sillas traseras y también con mucho cuidado la capacidad de carga del baúl.  Analice que tan ergonómicas son las posiciones de los diferentes elementos que utilizará cuando maneje (pedales,  timón, botoneras,  palancas,  pantallas,  entre otros).  Tampoco se olvide de medir el carro en el garaje.  Muchas sorpresas salen a última hora.

EN MARCHA

Una vez cumplido el paso anterior,  es hora de encender el motor. Verifique que todas las luces del tablero funcionen y se vayan apagando progresivamente. Primero asegúrese que el radio o el sistema de sonido del vehículo no esté operando porque podría distraerlo o tapar algún ruido del vehículo en su operación. Con el motor en marcha escuche si produce algún sonido o vibracion extraños a su funcionamiento normal.

Ponga en marcha el carro y preste atención al proceso de aceleración,  si es normal,  progresivo o en algún momento parece que no lo hiciera. Aquí también es momento de apreciar el funcionamiento de la caja de cambios. Si el paso entre marchas es suave o brusco y si al hacerlo pierde revoluciones en exceso o no,  y su proceso de recuperación entre cambios.  Cheque que el embrague no deslice o funcione o muy arriba o muy abajo del pedal.  De igual manera observe el recorrido de la palanca de cambios y que tan fácil es su manipulación.  También acelere el vehículo y déjelo en neutra: no deberá sentir ruidos, traquidos o ronroneos al rodar.

En este recorrido,  que debe ser el más parecido posible a los recorridos que hará de manera habitual en el carro,  aproveche para percibir la sensación que produce la suspensión,  si es muy dura o muy blanda,  si el contacto de las llantas con la superficie de rodamiento se transmite en exceso o no al habitáculo,  o si se presentan vibraciones, ruidos o movimientos excesivos a alta y baja velocidad o al entrar en un giro.

De igual manera compruebe que la dirección del carro sea adecuada,  no muy dura,  y que le permita tener la sensación que el carro sí va por donde usted indica con el volante. Que al dar un giro la respuesta sea rápida, precisa y de igual comportamiento hacia ambos lados.

Compruebe  la efectividad  de los frenos y la distancia aproximada de frenada,   así como la operación del sistema ABS (si el carro lo tiene) y el recorrido y tacto del pedal al presionarlo.  Deje presionado el pedal por un minuto y observe si el pedal desciende de forma anormal o sorpresiva.

En alguna parte del trayecto pruebe el funcionamiento del aire acondicionado su potencia capacidad de enfriamiento y que tanto afecta la entrega de potencia del carro. También aproveche esta prueba para ensayar el desempeño de otros sistemas como luces, sistema de infoentretenimiento y su facilidad de operación  (si lo tiene), las plumillas, los sistemas de alertas auditivas y/o visuales que pueda tener el vehículo (reversa, cambio de carril, colisión frontal, puertas abiertas, cinturones de seguridad, entre otros).

Con estas recomendaciones básicas puede tener una idea más concreta y real del estado del carro que quiere adquirir y si en verdad es la respuesta a su necesidad de movilidad.

Recuerde que, además de esta prueba de ruta, debe contar también con una rigurosa inspección de la mano de especialistas. En AUTOTEST contamos con la experiencia y el equipo profesional para brindarle la información clara, precisa, y transparente sobre el estado técnico, mecánico, y de procedencia de ese vehículo usado que usted quiere tener.

CARROS HIBRIDOS Y ELECTRICOS. VENTAJAS Y DESVENTAJAS.

De manera lenta pero constante el segmento de vehículos híbridos y eléctricos gana cada día más espacio en Colombia, y convierte al país en la zona de Latinoamérica con mejor penetración y crecimiento de este tipo de transporte particular sostenible.

Incluso, en estos días de pandemia por el Covid 19, en los que la comercialización de vehículos nuevos registró en términos totales una caída importante por las obvias razones del confinamiento y los cierres de sectores económicos, las ventas de autos “verdes” registran en el total del año un crecimiento superior al 80 por ciento a junio pasado, según las cifras que recopila la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible, Andemos, basadas en los registros Runt.

Por eso no es extraño, ni exótico, ya ver o saber de personas que se plantean seriamente la posibilidad de dejar de usar un vehículo de combustión tradicional y pasarse a la tendencia de la movilidad amigable con el medio ambiente. Una decisión que implica un análisis profundo, porque el transporte eléctrico o híbrido también obliga a “cambiar el chip” en muchos aspectos de la conducción, y de las formas y comportamientos de manejo.

Aquí, en Autotest, queremos ayudarle con ese análisis que debe hacer al momento de considerar la opción de la movilidad sostenible, con unos elementos de ventaja y desventaja básicos que tienen estos vehículos, como un primer paso para las consideraciones que usted seguramente hará cuando quiera dar ese salto al carro ecoamigable

A favor:

Reducción en la contaminación

Esta es la primera ventaja, , y la más recurrente cuando de montarse en un carro eléctrico o híbrido se trata. En el primero de los casos la reducción es prácticamente a cero ya que por su motor eléctrico no se generaría emisión de CO2 al medio ambiente. Y en el caso de un auto híbrido también se aprecia una considerable disminución, porque generalmente los vehículos en nuestro uso cotidiano no recorren distancias grandes y en ese caso el modo de manejo eléctrico será quizá el más usado, y solo se activaría el modo de combustión tradicional o la forma híbrida en distancias mayores a los 50-60 kilómetros o si por voluntad de quien conduce activa la forma de manejo híbrida o solo con el motor de combustión.

Ah, y también, una fuerte reducción de la contaminación por ruido.

Mejor respuesta

Bien es sabido que los motores térmicos tienen una eficiencia limitada. En los mejores casos el 30 por ciento de la energía que produce la combustión es aprovechada finalmente en llevar movimiento a las ruedas del vehículo. Por el contrario, en un vehículo en modo eléctrico esta eficiencia se puede triplicar.   Esto se evidencia en la disponibilidad de torque por ejemplo que en este caso está listo para ser usado prácticamente desde el inicio de la marcha sin esperar alcanzar un régimen determinado de revoluciones.

Rendimiento

Ya dijimos que la eficiencia de un motor eléctrico comparado con uno de combustión es una de las notas favorables para el primero. Pero, y ¿el rendimiento del “combustible”?

Supongamos un recorrido de 100 kilómetros para un carro eléctrico y para un vehículo a gasolina. En el caso del auto eléctrico, para rodar esa distancia requiere unos 13 kWh. El auto con motor de combustión (gasolina) consume en esa distancia unos 5 litros de combustible, o 1.3 galones (un litro de gasolina es equivalente a 9.7 kWH). Así para recorrer esos mismos 100 kilómetros el carro de motor de combustión y aspirado consumiría el equivalente a 48.5 kWh de energía.

Menos costos de consumo y mantenimiento

En el caso de un vehículo eléctrico su motor cuenta con menos piezas móviles o que deban ensamblarse para conformar el bloque, y por lo tanto el nivel de desgaste es menor y así mismo las intervenciones por mantenimientos preventivos o correctivos. Como tampoco tienen caja de cambios (con algunas excepciones actuales) te puedes ahorrar lo que implicaría el mantenimiento de las mismas o su reparación en un eventual daño.

En los eléctricos puros desaparecen sistemas a los cuales venimos acostumbrados como el de refrigeración, la lubricación del motor y causan a diario dolores de cabeza.

En contra

En este apartado queremos ser claros en señalar que algunas de estas desventajas podrían dejar de serlo en el mediano y largo plazo, cuando una mayor masificación de la tecnología permita una masa crítica de vehículos importante, no solo en el mercado global, sino en el país.

Autonomía

En un comienzo los vehículos eléctricos tenían autonomías muy limitadas para el uso urbano (hasta unos 60 kilómetros por carga) pero poco a poco se ha avanzado hasta encontrar ya modelos incluso en lo que se podría denominar los “vehículos de entrada” en este segmento, con capacidad de recorrer varios cientos de kilómetros con una carga. Así que muy rápidamente esta desventaja se va desvaneciendo.

Costo

Este es un factor que todavía incide mucho en la elección de este tipo de carros, y es que su valor sigue siendo alto para la gran mayoría de usuarios de vehículos en Colombia. Hoy el más barato es el Renault Twizy, que tiene un valor cercano a los $43 millones, sin embargo es un vehículo que responde a las necesidades de las primeras generaciones de autos eléctricos tanto en diseño como autonomía y capacidades. Ya en el caso de vehículos con características similares al vehículo tradicional, el Hyundai Ioniq puede ser el más económico, con un valor de $76 millones aproximadamente, en su versión Premium.

De igual forma en la medida que su producción alcance mayores volúmenes también el costo de estos vehículos tenderá a la disminución.

Estaciones de carga

Aunque de manera paralela con el crecimiento del mercado automotor híbrido y eléctrico, los gobiernos nacional y locales, y operadores de servicios de energía públicos y privados, desarrollan estrategias y proyectos para consolidar una red de estaciones de carga, aún se debe avanzar más en este aspecto, especialmente cuando se trata de establecer este tipo de locaciones en trayectos entre diferentes ciudades que permitan viajes intermunicipales sin que el propietario o conductor tengan que sufrir lo que ya muchos han dado en llamar el “estrés por la autonomía”.

Y relacionado con este tema, también es necesario considerar de manera previa a la compra, como será el proceso de recarga del vehículo en casa. Al tratarse de una tecnología reciente, no necesariamente los hogares estaban preparados para permitir la carga del vehículo en casa en las noches por ejemplo, sobre todo en el caso de vehículos con baterías de un tamaño considerable y en algunos casos esto puede convertirse en un inconveniente por no contar con la infraestructura necesaria para este proceso, o generar un costo adicional a la compra del vehículo.

Estas son unas pautas iniciales para el análisis que usted debe hacer cuando piensen en adquirir un vehículo eléctrico o híbrido  Y recuerde que si para la adquisición de este nuevo bien desea o necesita vender su actual vehículo de combustión, en AUTOTEST le brindamos el servicio de inspección técnica, mecánica y de procedencia más completo, gracias a nuestro equipo de profesionales y técnicos especializados que le ofrecerán una información confiable para que pueda cerrar su venta con toda tranquilidad y transparencia.

LOS TESTIGOS DEL TABLERO. UNA LUZ PARA SABER COMO ESTA TU CARRO.

Al encender tu carro te das cuenta que, durante unos segundos en el tablero se iluminan una serie de pictogramas o íconos que representan a diferentes sistemas que intervienen en la operación del vehículo.  Estos son los llamados testigos, símbolos que te indican si cada uno de esos elementos o sistemas está operando de manera normal o debes, quizá, hacer una revisión.

Quedan encendidos por unos segundos y luego se apagan. Si esto sucede puedes estar tranquilo el carro está operando en condiciones normales y no hay ningún problema en su funcionamiento.  Pero si alguno de ellos queda encendido, o si durante la marcha se enciende, como mínimo debes verificar que no se trate de un problema de conexión que haga que el testigo permanezca prendido, y si aún así persiste debes chequear que el sistema al cual hace referencia ese ícono no tenga ningún problema de mal funcionamiento.

En muchos casos con una inspección visual es posible determinar si hay un problema real o puede ser solo un desajuste en la conexión de un sensor o nivel bajo de algun fluido del vehiculo, por ejemplo en el caso de niveles de fluidos, o la presión de las llantas. Pero en otros, y dependiendo del tipo de alerta (su color) deberás acudir a un servicio técnico especializado en el menor tiempo posible o de inmediato.

Con el desarrollo de la tecnología informática en los autos hoy día es posible que puedas encontrar varias decenas de testigos alrededor de la cabina, pero en este artículo te contaremos de los más frecuentes sin importar el tipo de carro y a los que más seguimiento les debes hacer.

Check Engine

Este testigo es clave en la evaluación o alertas de operación del carro. Este ícono hace referencia al sistema que monitorea funciones como encendido, comportamiento de emisiones, o sistema de inyección.

Es por esto que si se enciende es importante prestar atención a la señal, porque indica que cualquiera de estos sistemas puede estar presentando un problema.  Es así como la falla puede remitirse al control de gases, el catalizador, problemas con la cantidad de aire que ingresa al sistema de admisión, el sistema de encendido, o también puede ser algo tan sencillo como ajustar bien la tapa del tanque de combustible.

Nivel de combustible

La figura que muestra un surtidor de combustible es quizá la más conocida y se enciende cuando el nivel de combustible está bajo o en lo que muchos llaman la reserva, que puede brindar una autonomía hasta unos 50 kilómetros aproximadamente. También ten en cuenta que del lado que aparece la manguera de carga del surtidor es el lado en el que se encuentra la tapa del tanque en tu vehículo para que puedas ubicar el vehículo en la isla de la estación de servicio más cómoda para el llenado.

Presión del aceite

Este indicador señala que la presión del aceite del motor es baja. Apenas hay aceite en el carter para obtener una buena lubricación de las piezas del motor o la presion de funcionamiento es baja. Si se enciende en rojo es un problema de atención inmediata.

Temperatura o nivel del líquido refrigerante

Este sensor se encarga de medir que el fluido no se encuentre por encima de la temperatura máxima para garantizar el buen funcionamiento y estado del motor o si el nivel del líquido se encuentra en sus rangos normales. También es un indicador si la la temperatura de funcionamiento del motor se encuentra en los rangos apropiados de acuerdo con las especificaciones y diseño del fabricante. Para ello se apoya en el termostato un elemento fundamental y que no debe ser retirado del vehículo.

Freno de mano

Muestra cuando el freno de mano bien sea manual o eléctrico se encuentra activado. Si durante la marcha se enciende es necesario verificar, en el caso de los frenos manuales, que la palanca este totalmente abajo,  y si es un vehículo de freno eléctrico,  que el botón esté desactivado. También puede ser una alerta sobre el nivel del líquido de frenos que se encuentra por debajo del rango mínimo permitido

ABS

Cuando el carro está en marcha y debe aplicar una frenada de emergencia este indicador parpadea por unos segundos manifestando que el sistema de antibloqueo de frenos está trabajando de manera correcta, evitando que en esa frenada el carro derrape o se deslice sin detenerse.  Sin embargo,  si se enciende de manera permanente en un color ámbar o rojo es importante revisar que no tenga ningún problema,  porque aunque es posible seguir rodando sin el sistema ABS,  su buena operación es fundamental como un mecanismo de seguridad en la vía.  Además, si el sistema ABS no está funcionando de manera correcta tampoco lo hace el sistema de control de estabilidad

ESP

Testigo de Control de Estabilidad. Cuando este sistema está operando es decir está frenando alguna de las ruedas para darle más potencia a la rueda contraria en su eje y evitar así que el carro derrape se encenderá y parpadeará.  Pero si se enciende y se mantiene así durante la marcha es un indicador de una posible falla que debe ser analizada en el menor tiempo posible.

Cinturón de seguridad

Este indicador se enciende cuando luego de iniciar la marcha del carro detecta que uno o varios de los ocupantes del carro no se han abrochado su respectivo cinturón. En los carros que ruedan en Colombia  siempre se activará para los pasajeros de las dos plazas delanteras cuando el cinturón no ha sido abrochado. En algunos casos también dará una señal para los pasajeros de plazas traseras. Además de encenderse el testigo, está acompañado de una señal auditiva que se mantiene hasta que el cinturón es asegurado.

Airbags

Como dijimos al principio una vez se enciende el carro se hace un repaso de todos los sistemas y los testigos se encienden momentáneamente Esto sucede igual con el testigo de las bolsas de aire Sin embargo si esta luz queda encendida es necesario atender cuanto antes el llamado que esa luz continua hace Puede ser una conexión fallida o floja, pero también puede anunciar un problema más complejo como el deterioro de alguno de los componentes del sistema que obligue a la revisión profunda y al cambio O también en algunas ocasiones al hacer un cambio en algún elemento que está relacionado con las bolsas de aire (como el volante) es posible que se refleje en una falla por compatibilidad entre este y el resto del periférico

En conclusión, las luces del tablero de instrumentos se han instalado en los vehículos para ayudar a los conductores a tener información relativa al correcto funcionamiento del vehículo.  Cualquier luz que permanezca encendida deberá investigarse su razón, pera determinar si es seguro o prudente continuar con la marcha del vehículo.

ELEMENTOS PARA FIJAR EL PRECIO DE UN USADO.

¿Quieres vender tu actual carro, o buscas comprar un carro en el mercado del usado? Por supuesto uno de los factores básicos para que esa venta o esa compra tengan éxito es el precio del bien. ¿Pero, sabes si el precio que pides por tu vehículo, o el valor que estás dispuesto a pagar por ese carro que te llama la atención, es el adecuado?

No existe una fórmula en Excel o una tabla unificada que determine el valor de un carro usado, este depende de varios factores que se deben analizar por parte del vendedor y del comprador, así cada uno sabrá si el valor que quiere recibir por su bien o el monto que está dispuesto a pagar por adquirir un auto es el indicado.

Claro que hay una carga de subjetividad en la fijación de ese precio, pero con estas claves será un poco más fácil determinar un valor aproximado, y a partir de ahí iniciar una negociación que deje satisfechas a ambas partes de la ecuación presente en la transacción.

En primer lugar la marca. Si una marca es altamente comercial, tiene una fuerte presencia de vehículos rodando en el país, una sólida red de distribución y atención posventa, sus repuestos son fáciles de conseguir, y no solo en los almacenes de concesionario, sino en comercios especializados en autopartes, y cuenta con una buena reputación, su valor será más apreciado.

Año modelo y kilometraje.  Cuando un vehículo nuevo sale del concesionario pierde en su primer año aproximadamente un 20% de su valor comercial, y año tras año en los primeros tres esto puede ser un 15% anual, y de ahí en adelante aproximadamente un 10%. Pero también el kilometraje recorrido es un factor a considerar al fijar un precio. Hoy en Colombia un recorrido promedio anual está en 15 mil kilómetros, a partir de ahí se debe evaluar de acuerdo con el año modelo, que tanto está el carro dentro de ese promedio y determinar sus factores de uso por parte del dueño o dueños anteriores.

La procedencia del carro también es un elemento que se evalúa al momento de fijar un precio. En Colombia es usual que carros matriculados y que hayan sido usados en determinadas regiones del país tengan un precio mejor que otros que han rodado en otras zonas del país, especialmente porque su uso en esas regiones implicó que no se sometiera a condiciones que pudieran generar un desgaste mayor o prematuro por condiciones de terreno, clima y factores externos en el ambiente y entorno de operación.

El estado mecánico, técnico y estético del vehículo. Obviamente un carro usado tendrá algunas condiciones mecánicas, técnicas, y de apariencia que muestran el desgate natural por el uso dentro de las especificaciones y condiciones adecuadas. Ya si los signos de desgaste son mayores a los habituales el precio se afectará porque quien quiera comprar el carro seguramente tendrá que hacer una inversión mayor en la intervención de estos elementos desgastados o que deben ser cambiados.

Evalúe también opciones similares al vehículo que quiere vender o comprar y mire sus precios, así puede establecer un rango en el cual moverse al momento de llevarlo al mercado para su venta u ofrecer un precio para la compra. También se puede guiar por las tablas de publicaciones especializadas que le darán una idea del mercado en el que se está moviendo para presentar una oferta adecuada en venta o compra.

Y como la base de toda negociación está en la confianza y transparencia entre las partes, en AUTOTEST le ofrecemos la inspección como una herramienta para que pueda desarrollar una negociación justa y satisfactoria con ese vehículo que quiere vender o comprar