Normas Euro, el camino para reducir la contaminación.

La preocupación por las afectaciones al medio ambiente no es ajena a la industria automotriz. Por eso, cada vez con mayor capacidad tecnológica, de investigación y manufactura, los fabricantes desarrollan métodos, procesos, y fabrican motores y componentes mecánicos y electrónicos que le permiten a los vehículos de combustión (gasolina y diésel) trabajar y generar mejores prestaciones con un nivel bajo de emisiones.

También en estos desarrollos influye la legislación, que busca también llevar a la industria automotriz a fabricar vehículos menos contaminantes en su rodar diario. Seguramente usted, que está leyendo esta nota, habrá visto en las fichas técnicas de muchos vehículos o habrá escuchado por parte de asesores de ventas que un vehículo X o Y trabaja con base en normas Euro. ¿Pero qué son las normas Euro?

Como su nombre lo indica se trata de una legislación, un estándar de medición,  que surge en Europa pero que se ha convertido en un importante referente global como medida para determinar las condiciones de emisión de gases al medio ambiente bajo las que deben operar los vehículos nuevos. Esta normatividad nace en la década de los años 80 y comienza a registrarse hacia el año 1989 y su objetivo es limitar el volumen de gases, elementos particulados y otros compuestos, que fruto del proceso de combustión puede emitir un vehículo, siempre pensando en generar la menor afectación posible al medio ambiente.

Esta es una norma que ha evolucionado con el tiempo y también ha llevado a las firmas automotrices a avanzar en el desarrollo de máquinas mucho más eficientes y menos contaminantes. Es así como desde su creación e implementación a finales de los años 80 e inicios de la década de los 90 hasta el tiempo actual, esta norma se ha actualizado de manera periódica y consistente, también apoyada en la evolución de la ingeniería automotriz, con lo que del estándar Euro I que significó el comienzo de este proceso hace casi cuatro décadas hasta el día de hoy ha tenido 5 actualizaciones y los fabricantes automotrices desarrollan sus modelos con base en estándares de emisión ya bajo parámetros de norma Euro 6.

En síntesis, lo que las normas Euro piden a los fabricantes de vehículos es desarrollar sus motores de manera tal que desde su misma construcción, la incorporación de tecnología electrónica a través de los sensores y microchips, y elementos técnicos los gases puedan “limpiarse” antes de ser expulsados por el sistema de escape del vehículo y así los elementos contaminantes o potencialmente perjudiciales a la salud que entren en contacto con el medio ambiente sean el menor porcentaje posible.

En virtud de la aplicación de esta normativa y su evolución en el tiempo se han desarrollado elementos como los catalizadores y los componentes hibridos, se ha potenciado el dowsizing (motores de cilindrada pequeña pero con un desempeño mejorado que equivale al de un motor más grande), los fabricantes trabajan en aumentar el número de marchas y generar así menos emisiones, desarrollaron los filtros antipartículas. Y también la aplicación cada vez más exigente de estas normas impulsa el desarrollo de tecnologías alternativas como los modelos híbridos y los autos eléctricos.

Colombia rueda con Norma Euro IV

En Colombia la legislación actual obliga en el caso de los vehículos ligeros nuevos que se comercializan en el país a rodar bajo parámetros de Norma Euro IV.  Esta normatividad limita las emisiones de Monóxido de Carbono (CO) en 0,50 gramos por kilómetros; las emisiones de Hidrocarburos (HC) en 0,30 gramos por kilómetro; y las emisiones de Óxido Nitroso (NOx) en 0,25 gramos por kilómetro.

A partir de 2023 en el caso de combustible diésel comenzará a regir una norma (Ley 1972 de 2019) que obligará que el contenido de azufre no supere las 15 partículas por millón (ppm) y en 2025 este contenido no podrá ser mayor a 10 partículas por millón (ppm).

POR QUE UN AUTO HIBRIDO?

La reciente y demorada llegada al mercado colombiano de múltiples ofertas de vehículos híbridos, hace vigente la pregunta de realmente cual es el beneficio que este tipo de vehículos tiene con respecto a los vehículos tradicionales, si realmente continúan siendo operados con combustibles derivados del petroleo y si ademas, ya hay oferta de vehículos eléctricos que serian una solución definitiva al problema de emisiones.

Son indiscutibles las ventajas de los vehículos híbridos.  En primer lugar se llaman así por que son movidos por un motor eléctrico y un motor térmico tomando de ambos sus mejores características.

El principal problema de los motores térmicos es su alto nivel de emisiones nocivas que van a la atmósfera.  A pesar de los indiscutibles avances introducidos por científicos, diseñadores y fabricantes, se siguen presentando condiciones de operación en las cuales el nivel de emisiones  alto no se puede evitar.  El alto trafico de las ciudades, los cada vez mayores atascamientos y tacos que se presentan, son en un mayor porcentaje los responsables de las emisiones.  Por un lado por que los motores tienen que trabajar estando detenido el vehículo y por otro, por que las bajas revoluciones de operación hacen que el motor requiera mezclas mas ricas para funcionar.  Así  las cosas, tenemos por culpa de este fenómeno un alto consumo de combustible por kilómetro recorrido.  Es decir un fenómeno que ademas de contaminante es relativamente costoso.

La otra condición que se presenta, y en especial en nuestras topografías, es que toda la energía proveniente del combustible que se invierte en ascender nuestras carreteras en montañas, nunca mas se vuelve a aprovechar.  Sale del tanque de combustible y termina en las ruedas y por el tubo de escape en forma de calor.  El hecho de que el vehículo haya ganado altura al ascender una cuesta y por ello tenga una energía potencial disponible, nunca sera aprovechado, ni podrá ser recuperado por el vehículo de ninguna manera y mas bien, es desperdiciada al bajar aplicando los frenos y convirtiéndola en calor y desgaste de las partes.

Estos dos fenómenos anteriores fueron la base para la aparición de los vehículos híbridos.   La solución fue simple:  Almacenar energía proveniente de los descensos y la aplicación de los frenos , para usarla cuando el vehículo esta en condiciones operativas de altas emisiones.  Ello implica entonces buscar una forma de recuperación de energía potencial y una forma de usarla cuando ya se tiene disponible.

Un  híbrido entonces, es un vehículo movido por un motor térmico al cual se le añaden un sistema de regeneración de energía, un sistema de almacenamiento de la misma y finalmente un motor para llevarla nuevamente a las ruedas. Y aunque esto suena simple y son tecnologías conocidas desde hace mas de un siglo, solo ahora puede afirmarse que si realmente son funcionales.

El principal problema de esta tecnología fue durante todo el tiempo, como gestionar el funcionamiento acertado del sistema, que se acomodase a todo tipo de situaciones topográficas y a diferentes modos de conducción y trafico.  La solución vino desde la computación y es por ello que el corazón y el éxito de este tipo de sistemas,  es la forma como cada fabricante ha introducido su propia forma de controlar la interacción entre los diferentes sistemas del vehículo y las variadas condiciones externas de operación, calculando y recalculando para encontrar la forma mas eficiente de hacerlo.

Los resultados que muestran este tipo de vehículos hoy en día son realmente interesantes.  Por un lado disminuyen de manera sustancial sus emisiones; medidas en forma acumulada comparativamente con un vehículo tradicional.  Por otro, aumentan el rendimiento del combustible llevándolo casi a duplicar lo obtenido tradicionalmente en un vehículo de similares características  movido termicamente.  Lo mejor ademas, disminuyen los costos de mantenimiento de los elementos de frenado, pues aunque todavía son utilizados, es mucho menor el trabajo que se hace sobre ellos.

Quedan dos inquietudes.  Por un lado el precio de la oferta y por el otro la disposición de las baterías (muy contaminantes).  En los años venideros veremos que ocurre.

Queda también pendiente por parte de los vehículos eléctricos una real reducción de su precio de venta, una mejora en la autonomía y una solución al problema de la recarga, para que definitivamente reemplacen los motores térmicos.

IM RICARDO VASQUEZ O.