CAJAS DE CAMBIO CON MAS RELACIONES..

La caja de cambios automática es cada vez más popular y su implementación y uso ya no solo se orienta a los vehículos de gamas superiores. Cada vez, desde los modelos de entrada, es factible encontrar este tipo de transmisión.

Su evolución ha sido notable en los últimos años y, quizá lo que más llama la atención de conductores y potenciales propietarios de vehículos con este sistema, es el aumento en su número de marchas. En 2001 una revolución en la tecnología automotriz fue la aparición de la caja de cambios de 6 marchas, que ZF instaló en el sedán buque insignia de BMW, el Serie 7. Y luego en 2003 Mercedes Benz introdujo una caja de 7 velocidades. Este crecimiento de las relaciones se detuvo un poco pero desde hace un poco más de diez años, con el desarrollo de la tecnología en la fabricación de este elemento, sus materiales, y la mayor presencia de la electrónica en los autos, ha posibilitado que se puedan encontrar en el mercado automotor referencias de vehículos con cajas de cambios de 8, 9 y hasta 10 marchas, como ocurre con el SUV recién lanzado en Colombia, Ford Explorer ST.

¿Pero cuál es el objetivo?

Básicamente lo que las firmas automotrices buscan con la incorporación en sus vehículos de cajas automáticas que tienen este amplio número de relaciones es alcanzar un mayor nivel de eficiencia con el menor gasto en combustible posible, y también con una considerable reducción de emisiones de NOX y CO2 a la atmósfera.

Al tener este número de relaciones lo que los ingenieros de desarrollo quieren es que mientras el carro se encuentre en movimiento su motor gire siempre en el rango de revoluciones adecuado para cada momento de la marcha. Al tener un mayor número de relaciones la caída de vueltas del motor entre cada cambio es menor y su recuperación para llegar al rango adecuado es más rápida.

Las primeras relaciones cortas le darán al carro la fuerza suficiente para iniciar marcha o realizar maniobras como un ascenso o sobrepaso. Y en las relaciones más largas,  especialmente cuando se avanza a velocidad crucero, el carro siempre estará en el régimen óptimo más bajo posible sin afectar su desempeño.

Mayores relaciones no está directamente asociado con mayor velocidad. En muchos casos el carro alcanza su velocidad tope un par de marchas por debajo de la máxima, pero las restantes lo que hacen es mantener el rango de giro adecuado para generar esa eficiencia y menores consumos.

ALINEACION Y BALANCEO.

imagen: https://www.klipartz.com/

Dos  procesos básicos que se debe realizar de manera periódica para garantizar el óptimo funcionamiento del carro son la alineación y el balanceo de las llantas.

El objetivo de la alineación es verificar que las  ruedas estén  en una correcta posición  en relación con la superficie sobre la que están rodando o la estructura del vehículo a la que están sujetas. Unas medidas de alineación correctas previenen un trabajo irregular de las llantas y un desgaste disparejo de las mismas, de no hacerlos así, en el mediano y largo plazo se puede producir un aumento del consumo de combustible y desgaste prematuro de otras partes de la suspensión. Además, un carro con una alineación adecuada tendrá una mejor maniobrabilidad y responderá de forma precisa a las indicaciones desde la dirección, y su estabilidad será más precisa.

¿Cómo detectar un problema de alineación?

Generalmente las indicaciones más claras de la necesidad de revisar la alineación del vehículo son cuando al rodar el carro se orienta hacia la derecha o hacia la izquierda aunque el timón no  indique esta trayectoria.   Cuando al girar en una u otra dirección en curvas pronunciadas a mediana velocidad las ruedas chirrean o cuando al soltar el timón en un terreno recto, liso y plano, el vehículo tiende siempre a irse a un lado.  Obviamente antes de esto, deberá cerciorarse de que la presión en las llantas es la recomendada por el fabricante.

Es recomendable realizar una alineación de las cuatro ruedas  al menos una vez  al año. Pero también cuando una llanta o un rin ha recibido un impacto fuerte   y sobre todo cuando el vehículo ha tenido golpes fuertes en su carrocería, o reparado después de un impacto.

Por su parte, el balanceo hace referencia al equilibrio en pesos que debe existir entre la llanta y el rin  en el que se aloja. Este equilibrio o balanceo de las llantas busca evitar una vibración al momento de rodar. Vibración que se puede sentir en la dirección o incluso ir más allá, y afectar el confort de todos los que viajan en el vehículo.

Pero no solo genera incomodidad en la conducción, también un desgaste desigual en las llantas, y puede ocasionar daños en otros elementos del sistema de suspensión del auto.

Entonces, así, cuando al rodar a partir de una velocidad media comienza a sentir una vibración en el volante, el tablero, o incluso es percibida desde los mismos asientos de los pasajeros, toda inspección debe pasar por un análisis del balanceo de las llantas para corregir el problema o descartar que se trate de este factor el que está generando el movimiento excesivo.

EL CONTROL DE ESTABILIDAD…

Durante la conducción es probable que en algún momento pueda encontrarse en una situación compleja y que podría ser un potencial factor para un incidente vial. Por su puesto que en esos momentos la pericia y la calma del conductor para evaluar y tomar la mejor decisión en aras de evitar o mitigar cualquier efecto es importante, pero afortunadamente hoy día la industria automotriz tiene un alto grado de evolución y la incorporación de tecnología y electrónica  en los carros se convierte en una aliada de primer orden para hacer de estos máquinas más seguras para todos los actores de la vía, y no siempre dejar las decisiones en manos humanas, que podrían no estar preparadas de manera suficiente para enfrentar una situación de potencial peligro.

Y gracias a esos desarrollos tecnológicos, cada día son más los modelos y gamas en los que es posible encontrar dos sistemas de seguridad que hacen la conducción más confiable, y  también cómoda. El Sistema de Control de Tracción, y el Sistema de Control de Estabilidad. Incluso, en muchos mercados ya son de presencia obligatoria en los carros nuevos. En Colombia aún no, pero sí se pueden ver cada vez más modelos que los incorporan.

El primero de ellos es un sistema que detecta cuando una o varias llantas del vehículo están girando más rápido (básicamente porque están patinando al perder contacto con la superficie sobre la que ruedan). El Control de Tracción puede actuar de dos maneras. O bien lo que hace es reducir la potencia que entrega el carro a esa rueda para eliminar el patinaje. O también puede actuar de manera que la frena, y la potencia se reparte en las otras llantas que sí tienen el contacto adecuado, para permitir que el automotor pueda sortear esa situación y continuar su marcha.

Por su parte el Control de Estabilidad recurre también a una serie de sensores que miden cada momento factores como la velocidad de cada rueda, la trayectoria del carro con relación al giro del volante, y el giro del auto sobre su eje vertical, para determinar así si el vehículo está o no dentro del camino que el conducto le está indicando. En su operación, los sensores del ESP analizan 25 veces por segundo las maniobras del carro para determinar si su intervención es necesaria o no.  En este caso el Control de Estabilidad lo que hace es frenar la llanta o llantas que están empujando hacia la trayectoria errada, y le entrega más torque a aquellas restantes, y que permitirán recuperar el control de automotor para ponerlo de nuevo en el camino correcto (cabe anotar que para ello el ESP utiliza los sensores del sistema ABS de los frenos). De igual manera, el Control de Estabilidad puede intervenir en la gestión del motor reduciendo la entrega de potencia que le permita al conductor mantener el control de su carro y evitar un derrape. Este sistema busca entre otros objetivos corregir los momentos de subviraje o sobreviraje.

Al adquirir un carro usado es muy importante evaluar sí sus sistemas de seguridad se encuentran operando de manera adecuada Aquí, en AUTOTEST cuenta con una inspección técnica rigurosa y hecha por profesionales automotrices que le dirán de manera clara el estado de ese carro que quiere comprar.

AMORTIGUADORES: SEGURIDAD Y CONFORT AL RODAR

Los amortiguadores, como parte del sistema de suspensión en el vehículo cumplen una función vital orientada a garantizar la seguridad y el confort durante la marcha.

En el primer aspecto, el buen trabajo de la suspensión garantiza que las llantas del carro se mantengan siempre en contacto con la superficie sobre la que está rodando, y así poder mantener su trayectoria y una respuesta efectiva y confiable ante cada orden que se da con la dirección del vehículo, o facilitar la frenada cuando es necesario.

Y en materia de confort, también el trabajo de los amortiguadores, en conjunto con el resto del sistema de suspensión, filtra y absorbe de la mejor manera posible las irregularidades que se encuentra en el camino y que podrían ser molestas para la habitabilidad al interior del automotor o provocar algún daño en el vehículo o su estructura.

Por eso es importante hacer una revisión periódica de este elemento y su comportamiento, para tomar las medidas preventivas o correctivas apropiadas que permitan que continúe desarrollando su trabajo sin problemas y sin poner en riesgo la integridad de los ocupantes del auto o el buen estado del carro.

Algunos signos de alerta que pueden indicar un mal funcionamiento en la amortiguación:

  • Al cruzar sobre un resalto o en las irregularidades de la vía el carro oscila arriba y abajo de manera fuerte y continua.
  • No conserva una trayectoria en línea recta.
  • Al frenar se toma más tiempo y distancia de la que es usual para el vehículo. También en esta maniobra se detecta que siempre el carro se recarga demasiado hacia adelante.
  • Deformación o desgaste irregular de la banda de rodamiento de las llantas.
  • Una vibración en el carro cuando sobrepasa cierta velocidad (aproximadamente 50 a 70 kilómetros por hora) .
  • Fuga de aceite que se detecta por manchas sobre el amortiguador o en el piso donde usualmente se parquea el carro.

Cuando se detecta un amortiguador desgastado el único camino seguro y confiable es el cambio de la pieza. Nunca acceda a una reparación ya que estas piezas deben ser cambiadas. Además, es aconsejable que el cambio se haga en pares. Es decir cambiar los dos amortiguadores del eje en el que se encuentre el amortiguador desgastado.

Si el amortiguador no presenta problemas de desgaste prematuro, su cambio debe hacerse aproximadamente cada 50 mil kilómetros.

Una pieza fundamental en la seguridad y la comodidad del carro merece que su revisión sea hecha por expertos. Por eso aquí, en Autotest, cuando realizamos la inspección de un carro usado para la compra o venta ponemos mucha atención en el estado de esta importante pieza.

En Autotest le brindamos el mejor servicio para que su negociación con el vehículo que quiere comprar o vender se base en información clara, confiable y verificable.

EL CHASIS COLUMNA VERTEBRAL DEL CARRO

Muchas veces al leer una ficha técnica o la descripción de un vehículo, podemos encontrar que en ella se habla de un carro con chasís monocasco, también llamado autoportante, o de un chasís de largueros y travesaños, también llamado chasís independiente .

Esté último es el concepto original sobre el que se fundamentó buena parte del desarrollo de la industria automotriz. Se trata de una estructura compuesta por dos vigas o largueros de acero muy fuerte que van ubicadas en paralelo de manera longitudinal y están unidas entre si por travesaños. Sobre esta estructura se monta la carrocería del vehículo y todos los elementos y componentes que hacen parte del mismo. Aunque su forma original esta descrita con base en los largueros longitudinales  también se pueden encontrar estructuras en X o plataforma por ejemplo.

Pero en su búsqueda por optimizar costos y agilizar procesos, los fabricantes siguieron buscando nuevas formas de desarrollar las estructuras de sus autos. Y ahí aparece el concepto del chasís monocasco. Esta estructura va más allá de largueros y travesaños y se convierte en un conjunto completo que da forma al vehículo, que tiene elementos estructurales tanto horizontales como verticales y transversales. Chasís y carrocería son uno solo, y a esta estructura se adicionan ya los elementos mecánicos, piezas móviles como puertas, el cableado eléctrico, y los elementos de aislamiento e interiores que conforman un vehículo terminado.

La estructura de chasís independiente hoy día es utilizada básicamente en carros que están orientados al tránsito en terrenos difíciles y al trabajo. Es así como buena parte de los vehículos off road, las pick up, y los vehículos industriales y comerciales utilizan esta construcción. Entre las razones para ello se encuentran la posibilidad de aislar las fuerzas torsionales que impactan el chasís del resto del habitáculo, así los ocupantes del vehículo al transitar por estas vías sienten menos esas irregularidades. Igualmente la fortaleza de la estructura para soportar fuertes impactos directos. Y una tercera ventaja, de cara a los constructores, es que es menos costoso en su fabricación y también su reparación es más económica cuando es necesario recuperar medidas por algún impacto o distorsión en la estructura.

Pero en la actualidad es el chasís monocasco el más usado en la industria. Los automóviles, prácticamente todas la SUV que no están orientadas a un fuerte trabajo off road, minivan, y los vehículos deportivos utilizan esta estructura en su desarrollo. Las automotrices han encontrado en este sistema una mayor rigidez torsional. También son vehículos que en materia de seguridad permiten que en caso de un impacto las fuerzas que se generan se puedan distribuir a lo largo de la estructura evitando que estas se sientan plenas en el habitáculo, preservando así la integridad de los ocupantes del carro. Además, por la utilización de aceros especiales y aleaciones, su construcción es más económica (más no así su reparación). Ofrece un menor peso y por tanto también redunda en menor consumo de combustible. Y  también es posible privilegiar el espacio interior en el diseño del vehículo porque se utiliza menor cantidad de material y esas áreas libres se privilegian para mayor confort .

Y recuerde que aquí, en AUTOTEST, contamos con las herramientas y el personal capacitado para decirle a usted como vendedor o comprador de un vehículo usado cuál es el estado de la estructura del modelo y así poder adelantar negocios de forma transparente e informada.