AMORTIGUADORES: SEGURIDAD Y CONFORT AL RODAR

Los amortiguadores, como parte del sistema de suspensión en el vehículo cumplen una función vital orientada a garantizar la seguridad y el confort durante la marcha.

En el primer aspecto, el buen trabajo de la suspensión garantiza que las llantas del carro se mantengan siempre en contacto con la superficie sobre la que está rodando, y así poder mantener su trayectoria y una respuesta efectiva y confiable ante cada orden que se da con la dirección del vehículo, o facilitar la frenada cuando es necesario.

Y en materia de confort, también el trabajo de los amortiguadores, en conjunto con el resto del sistema de suspensión, filtra y absorbe de la mejor manera posible las irregularidades que se encuentra en el camino y que podrían ser molestas para la habitabilidad al interior del automotor o provocar algún daño en el vehículo o su estructura.

Por eso es importante hacer una revisión periódica de este elemento y su comportamiento, para tomar las medidas preventivas o correctivas apropiadas que permitan que continúe desarrollando su trabajo sin problemas y sin poner en riesgo la integridad de los ocupantes del auto o el buen estado del carro.

Algunos signos de alerta que pueden indicar un mal funcionamiento en la amortiguación:

  • Al cruzar sobre un resalto o en las irregularidades de la vía el carro oscila arriba y abajo de manera fuerte y continua.
  • No conserva una trayectoria en línea recta.
  • Al frenar se toma más tiempo y distancia de la que es usual para el vehículo. También en esta maniobra se detecta que siempre el carro se recarga demasiado hacia adelante.
  • Deformación o desgaste irregular de la banda de rodamiento de las llantas.
  • Una vibración en el carro cuando sobrepasa cierta velocidad (aproximadamente 50 a 70 kilómetros por hora) .
  • Fuga de aceite que se detecta por manchas sobre el amortiguador o en el piso donde usualmente se parquea el carro.

Cuando se detecta un amortiguador desgastado el único camino seguro y confiable es el cambio de la pieza. Nunca acceda a una reparación ya que estas piezas deben ser cambiadas. Además, es aconsejable que el cambio se haga en pares. Es decir cambiar los dos amortiguadores del eje en el que se encuentre el amortiguador desgastado.

Si el amortiguador no presenta problemas de desgaste prematuro, su cambio debe hacerse aproximadamente cada 50 mil kilómetros.

Una pieza fundamental en la seguridad y la comodidad del carro merece que su revisión sea hecha por expertos. Por eso aquí, en Autotest, cuando realizamos la inspección de un carro usado para la compra o venta ponemos mucha atención en el estado de esta importante pieza.

En Autotest le brindamos el mejor servicio para que su negociación con el vehículo que quiere comprar o vender se base en información clara, confiable y verificable.

EL CHASIS COLUMNA VERTEBRAL DEL CARRO

Muchas veces al leer una ficha técnica o la descripción de un vehículo, podemos encontrar que en ella se habla de un carro con chasís monocasco, también llamado autoportante, o de un chasís de largueros y travesaños, también llamado chasís independiente .

Esté último es el concepto original sobre el que se fundamentó buena parte del desarrollo de la industria automotriz. Se trata de una estructura compuesta por dos vigas o largueros de acero muy fuerte que van ubicadas en paralelo de manera longitudinal y están unidas entre si por travesaños. Sobre esta estructura se monta la carrocería del vehículo y todos los elementos y componentes que hacen parte del mismo. Aunque su forma original esta descrita con base en los largueros longitudinales  también se pueden encontrar estructuras en X o plataforma por ejemplo.

Pero en su búsqueda por optimizar costos y agilizar procesos, los fabricantes siguieron buscando nuevas formas de desarrollar las estructuras de sus autos. Y ahí aparece el concepto del chasís monocasco. Esta estructura va más allá de largueros y travesaños y se convierte en un conjunto completo que da forma al vehículo, que tiene elementos estructurales tanto horizontales como verticales y transversales. Chasís y carrocería son uno solo, y a esta estructura se adicionan ya los elementos mecánicos, piezas móviles como puertas, el cableado eléctrico, y los elementos de aislamiento e interiores que conforman un vehículo terminado.

La estructura de chasís independiente hoy día es utilizada básicamente en carros que están orientados al tránsito en terrenos difíciles y al trabajo. Es así como buena parte de los vehículos off road, las pick up, y los vehículos industriales y comerciales utilizan esta construcción. Entre las razones para ello se encuentran la posibilidad de aislar las fuerzas torsionales que impactan el chasís del resto del habitáculo, así los ocupantes del vehículo al transitar por estas vías sienten menos esas irregularidades. Igualmente la fortaleza de la estructura para soportar fuertes impactos directos. Y una tercera ventaja, de cara a los constructores, es que es menos costoso en su fabricación y también su reparación es más económica cuando es necesario recuperar medidas por algún impacto o distorsión en la estructura.

Pero en la actualidad es el chasís monocasco el más usado en la industria. Los automóviles, prácticamente todas la SUV que no están orientadas a un fuerte trabajo off road, minivan, y los vehículos deportivos utilizan esta estructura en su desarrollo. Las automotrices han encontrado en este sistema una mayor rigidez torsional. También son vehículos que en materia de seguridad permiten que en caso de un impacto las fuerzas que se generan se puedan distribuir a lo largo de la estructura evitando que estas se sientan plenas en el habitáculo, preservando así la integridad de los ocupantes del carro. Además, por la utilización de aceros especiales y aleaciones, su construcción es más económica (más no así su reparación). Ofrece un menor peso y por tanto también redunda en menor consumo de combustible. Y  también es posible privilegiar el espacio interior en el diseño del vehículo porque se utiliza menor cantidad de material y esas áreas libres se privilegian para mayor confort .

Y recuerde que aquí, en AUTOTEST, contamos con las herramientas y el personal capacitado para decirle a usted como vendedor o comprador de un vehículo usado cuál es el estado de la estructura del modelo y así poder adelantar negocios de forma transparente e informada.

RECOMENDACIONES PARA LAS CAJAS AUTOMATICAS.

La opción de un vehículo con caja automática es cada vez más buscada por los compradores de carros nuevos y usados. La posibilidad de tener una conducción más tranquila y relajada sin preocuparse por la necesidad de manipular los cambios y estar pendiente de pisar un tercer pedal conforme se avanza en la ruta es la principal razón de su adopción. Hoy estas cajas están presentes en prácticamente todos los segmentos, y dejaron de ser una utilidad y una tecnología exclusiva de autos de las gamas premium.

Y aunque es una operación relativamente sencilla, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones para una manipulación correcta y evitar desgastes prematuros o daños que pueden ser muy costosos en su reparación.

Para cumplir con su función, la caja automática registra de manera electrónica las revoluciones y la aceleración del motor del carro, y así, enganchar el cambio correspondiente. Esto a través de un mecanismo hidráulico sin la intervención del conductor operando un pedal de embrague.

Al entrar en contacto por primera vez con una caja automática el conductor encontrará cuatro engranajes básicos identificados con letras.

P, que significa Parking o Parqueo y es el engranaje a seleccionar cuando el carro se debe detener totalmente.

N, neutro, mantiene el motor en punto muerto.  Pero es necesario tener el pie en el freno o activado el freno de parqueo, porque de lo contrario el carro rodará aunque no tenga enganchado ningún cambio.

D, es la selección en la cual el carro puede avanzar hacia adelante. Con la palanca en este engrane aún sin pisar el acelerador el carro se moverá de manera lenta, así que hay que estar seguro de no seleccionarlo si no se va a iniciar la marcha.

R, es el engranaje para poner el carro a rodar en reversa. También, como en la posición D, se moverá lentamente en esta posición aún sin pisar el acelerador.

Es posible que, además de estos indicadores, en algunas cajas automáticas también encuentre los símbolos + y −. Esto quiere decir que también se puede controlar de manera voluntaria el paso de los cambios como si lo hiciera con una caja manual aunque sin la necesidad de tener un tercer pedal. El símbolo + significa el aumento en la relación en tanto −   se utilizaría para rebajar las marchas.  La forma de acceder a esta posibilidad es llevar la palanca a la posición D y empujarla con un movimiento suave a la izquierda. Ya en esa posición puede llevar la palanca a mas o menos dependiendo de la necesidad de subir o bajar marchas.  El vehículo solo aceptará el cambio si las revoluciones del motor quedarían en un rango seguro y acpetable.

Algunos vehículos llevan en el timón de dirección unas palancas con los signos + y – que permiten de una forma comoda hacer los cambios de manera manual y de acuerdo al gusto del conductor.  Si la palanca del vehículo se encuentra en D, el vehículo después de unos instantes retorna a su operación totalmente automática.

En otras cajas puede encontrar indicadores como L (que significa que en esta posición el carro rodará en marchas bajas 1 o 2) e incluso los número 1 y 2 (indicando estas dos relaciones bajas) . Tanto L como 1 y 2 son marchas en las que deben rodar los carros cuando se enfrenta una ruta en descenso con el fin de contener el vehículo con la compresión del motor, permitiendo un descenso más seguro  y evitando el  abuso en el pedal de los frenos. Y también son útiles para ascensos, momento en el que se requiere un cambio bajo de manera rápida.

Un consejo útil para evitar daños en los componentes y mecanismos de la caja automática al momento de estacionar es que una vez el carro está colocado en la posición en la que se va a dejar parqueado se lleva la palanca selectora de la caja a la posición N, luego se activa el freno de estacionamiento, y por último se lleva la palanca a la posición P y se apaga el motor.

Por ultimo, aunque pareciera que con las cajas automáticas desapareció el uso del embrague y su mantenimiento, algunas veces muy costoso; la verdad es que los valores de reparación de las cajas automáticas son infinitamente mas costosos y en algunos casos su única solución es el reemplazo. Nuestra recomendación es seguir al pie de la letra las recomendaciones de uso y mantenimiento sugeridas por el fabricante y estar atentos para evitar que daños menores terminen siendo catastróficos por no ser atendidos a tiempo.

QUE TIPO DE GASOLINA USAR EN TU VEHICULO.

imagen:www.klipartz.com

Una de las mayores inquietudes de los propietarios de vehículos está relacionada con el uso del tipo de combustible adecuado,  ¿con qué gasolina debe tanquear su carro con el fin de lograr el mejor comportamiento en ruta?

Antes de entrar en detalle,  cabe recordar que en Colombia se ofrecen dos tipos de gasolina: las denominadas gasolina corriente y gasolina extra. ¿Qué las diferencia? Básicamente la diferencia entre ambas está dada por su octanaje. Este es un indicador que permite saber cuál es la resistencia de cada uno de estos tipos de combustible a la compresión para iniciar el proceso de explosión o combustión en la cámara.

La gasolina corriente que se ofrece en Colombia tiene hoy día 85 octanos.  En tanto que la gasolina extra alcanza los 92 octanos. En términos prácticos,  el combustible de menor octanaje encenderá  o hará combustión de manera más fácil al necesitar una menor temperatura que el combustible con el número de octanos más alto.  Y estas temperaturas se alcanzan con el grado de compresión de la mezcla aire y combustible que logra generar el pistón dentro de la cámara.

Una de las herramientas más sencillas,  entonces,  para conocer que tipo de gasolina usa su carro está en la ficha técnica del vehículo.  En este documento encontrará el dato de la relación de compresión. Esta es una medida que indica cuántas veces se comprime una unidad de aire en la cámara de combustión.  Si la ficha técnica muestra una relación de compresión  (r/c) de 9.5: 1 o mayor a esta cifra,  el vehículo deberá usar gasolina extra para lograr un buen proceso de combustión y una mejor operación y eficiencia y por lo tanto un consumo adecuado y eliminar los riesgos de daño en los pistones por el llamado cascabeleo o detonación anticipada.

Los fabricantes de motores han buscado desde siempre aumentar la relación de compresión (r/c) con la que diseñan sus motores.  La razón radica en que entre mas alta sea, mayor es la eficiencia en el proceso de convertir la gasolina en potencia del motor.  Sin embargo la limitante ha sido, como ya la mencionamos, la explosión descontrolada del combustible dentro de las cámaras, dando el conocido cascabeleo, que disminuye la potencia del motor y produce daños severos a este en el mediano plazo.  La adición de aditivos en las petroleras (gasolina extra) o por parte de los propietarios han permitido el aumento del octanaje que los fabricantes han buscado.

Nuevas tecnologías han aparecido en los últimos años, que permiten el uso de gasolinas corrientes  en motores con altísimas relaciones de compresión (MAZDA con r/c 13:1),  logrando muy buenos indicadores de consumo de combustible y potencias muy altas y con un combustible hasta un 30% más barato.   Su secreto es el uso de la electrónica para controlar el ingreso de combustible a las cámaras de compresión del motor, haciéndolo de forma gradual y en el momento requerido para que la mezcla de aire combustible solo se encienda por la chispa de la bujía y no antes por efecto de la compresión alta del motor.

Cuando esta relación de compresión esté por debajo de ese indicador es posible la utilización de la denominada gasolina corriente. Es un mito creer que al tanquear con gasolina extra un vehículo con un motor diseñado para el uso de gasolina corriente este tendrá mayor potencia y funcionará mejor. No es así.

En la actualidad la tecnología de los motores ha permitido reducir su tamaño y cilindrada,  pero alcanzado potencias mucho mayores.  Esto de la mano de elementos como el turbo o el supercargador.  Si su carro hace parte de esta tendencia tenga en cuenta que siempre deberá trabajar con gasolina extra dada la relación de comprensión que alcanza por el uso de estos elementos que ingresan aire adicional a presión a la mezcla.

La altura sobre el nivel del mar a la que se encuentre la ciudad por la que circula el vehículo también puede ser un elemento para definir el tipo de combustible gasolina a utilizar.  Por lo general en ciudades ubicadas por encima de los 1.500 metros sobre el nivel del mar,  es posible utilizar gasolina corriente en los vehículos,  incluso en aquellos diseñados con una relación de compresión superior a 9.5: 1 y que en otras circunstancias deberían usar gasolina extra.  Esto debido a que a mayor altura se registra una menor presión atmosférica.

Y recuerde, aquí en AUTOTEST, contamos con personal técnico especializado que puede ayudar a resolver sus dudas en torno a la operación de un vehículo cuando quiera comprar un carro usado o vender el actual y ofrecer a los potenciales compradores la información veraz y confiable que facilite el cierre del negocio.

A LA HORA DE ELEGIR TALLER.

imagen PIXABAY

Comienza el año, y posiblemente varios de nuestros lectores también inician estos doce meses estrenando carro nuevo o usado. Y una de las principales tareas para todo dueño de un vehículo es poder encontrar un taller confiable al cual poder llevar el auto a las revisiones periódicas, o cuando se presenta algún problema en la operación, o un evento que involucra una reparación de latonería y pintura.

En el caso de un vehículo nuevo las opciones son limitadas. En estos casos lo más conveniente es siempre acudir a los talleres que hacen parte de la red posventa oficial de la marca, especialmente por temas de conservar y poder ejercer la garantía durante su tiempo de vigencia en caso que sea necesario.

El taller de la red oficial presenta varias ventajas cuenta con equipos de reciente generación para cada uno de los modelos que la marca distribuye, su personal es especializado en dicha marca, debe contar con el stock de repuestos de alta rotación o su logística debe permitir conseguir piezas o partes en poco tiempo desde la casa matriz de la marca.

Pero la realidad indica que luego de cumplido el período de garantía son muchos los propietarios que comienzan a buscar otras alternativas señalando una ventaja en costos frente al taller oficial.

Si usted se encuentra dentro de este grupo es importante que tenga en cuenta algunas recomendaciones a la hora de evaluar ese taller al que de aquí en adelante confiará su carro como ese bien preciado e importante que es.

Escuche las recomendaciones de amigos o conocedores del tema, y también evalúe calificaciones de clientes sobre el taller que tiene en mente. Hoy día un buen taller tiene presencia en la web y redes sociales, y allí podrá encontrar opiniones de clientes actuales o anteriores sobre su calidad y servicio.

Si puede, acuda a entidades o sitios especializados como Cesvi Colombia que hacen evaluación de talleres e indague si el que usted busca ha sido evaluado por ellos.

Haga una visita a sus instalaciones y verifique aspectos como el orden, la limpieza, la capacidad de espacio que tienen, y en lo posible el estado de herramientas y su organización. Un taller ordenado y lo más limpio posible muestra también como es la atención que ponen en cada intervención o reparación.

Si va con su carro a un taller para cotizar una reparación, asegúrese que esta cotización sea lo más clara y detallada posible. Que especifiquen los ítems que van a reparar de acuerdo con la evaluación hecha y el tiempo aproximado que tardaría (tenga en cuenta sí que siempre es probable que una vez iniciado el proceso puedan encontrarse otros problemas subyacentes, pero la cotización inicial debe ser lo más certera posible sobre el problema).

Al entrar el carro al taller deben hacer un inventario que señale cuál es el estado del vehículo cuando llega, si presenta golpes, abolladuras, rayones, le faltan elementos (fuera de aquellos por los que va a ser intervenido).

Indague por la garantía que se le otorga a la reparación, tanto a la mano de obra como a los repuestos, no sea que mas adelante lo barato salga caro.

Y finalmente que al presentar la factura esta cumpla con las exigencias fiscales que garantizan que se trata de un establecimiento que no evade con sus obligaciones ante el Estado.

Y recuerde que cuando necesite una evaluación para la compra o venta de un vehículo usado aquí, en AUTOTEST, ofrecemos todas las garantías técnicas, de personal especializado, y de empresa formal, para que sus decisiones cuenten con el respaldo y la información confiable y veraz.