Turbo, más potencia con motor más pequeño.

Crédito: Jan Barkman para Pixabay

En el mercado automotor actual es creciente la tendencia a encontrar oferta de modelos con la característica de estar equipados con una motorización turbo. Vehículos en prácticamente todos los segmentos del mercado ofrecen esta posibilidad, que brinda un mejor desempeño, una mejor sensación de conducción y también es una fortaleza en temas de consumo de combustible y menores emisiones de gases al medio ambiente.

El motor convencional atmosférico toma aire del exterior para llevarlo al colector de admisión y allí introducirlo en la cámara de combustión para generar la mezcla de aire y combustible que se enciende con la chispa generada por la bujía en la carrera ascendente de los cilindros y generar la explosión que desencadena el movimiento de pistones, bielas y cigüeñal para transmitirlo finalmente a las ruedas y dar avance al vehículo.

El motor equipado con un sistema de turbo no solo utiliza el aire que “chupa” del medio ambiente. Además, utiliza una ayuda adicional con los gases de escape que se generan tras el proceso de combustión para propiciar un mayor flujo de aire para la mezcla.

El sistema tiene dos componentes principales, una turbina y un compresor.  Cuando se presente la combustión se generan los gases que en el motor atmosférico convencional circularían por el sistema de escape para su expulsión. Pero en un vehículo con motorización turbo estos gases de escape recirculan a través del turbo haciendo girar esa turbina que en su movimiento genera una cantidad de aire adicional con una velocidad y una presión mucho mayor y que es llevado al sistema colector de admisión en el motor. Así se enriquece la mezcla de aire que llega hasta la cámara de combustión y se obtiene un mayor rendimiento en la entrega de potencia y par motor.

El sistema de turbo compensa la pérdida que tiene un motor convencional en el ingreso de aire a la cámara por el rozamiento de conductores y colectores en el motor con la generación de ese mayor volumen de aire que produce.

 El desarrollo de sistemas turbo en los motores ha permitido que los fabricantes automotrices puedan presentar al mercado alternativas de vehículos con motores de bajo cubicaje y menor peso,  pero con desarrollos de potencia que en motores convencionales solo podrían ser posibles con bloques de 2 litros en adelante.

Menos combustible y menos emisiones

Los motores que tienen un sistema de turbo son máquinas que generan un menor consumo de combustible. Al comparar estos motores y la potencia que generan con los aquellos motores atmosféricos convencionales de mayor cilindrada e igual potencia se encuentra que el motor turbo puede propiciar un ahorro aproximado de un 15% a 20% en consumo de combustible.

Y ese menor consumo de combustible es también una ventaja al entregar menos emisiones al medio ambiente. De manera adicional se debe revolucionar menos para lograr la potencia y el torque adecuado, otro factor que genera un menor consumo de combustible y por lo tanto menores emisiones.

Mantenimiento básico

El buen estado y la vida útil del turbo del vehículo dependen del cuidado al que se someta.

Y uno de los principales factores para su buena conservación en el tiempo es la lubricación. Por eso la primera recomendación es seguir la recomendación del fabricante en cuanto al tipo de aceite que debe usarse en el carro a fin de propiciar las condiciones óptimas para lubricar el sistema.

Ya en materia de manejo es importante no realizar maniobras de aceleración brusca en frío, cuando el motor no ha alcanzado la temperatura ideal para que todo el sistema se encuentre bien lubricado.

Tampoco es aconsejable hacer subir las revoluciones de manera exagerada con el motor en posición de ralentí.

Y una ultima, use gasolina Extra si el vehículo la requiere. No usarlo significaría graves daños al motor en el mediano plazo.

UN MOTOR DE BAJA CILINDRADA NO TIENE FUERZA

Nos escribe Jorge Samper:

Poseo un automovil Chevrolet Optra 1.4 L modelo 2006 sedan,no me quejo de su comportamiento en Ciudad pero en carretera es un poco sonso en loma y en el caso de una pendiente algo prolongada si no se toma con impulso se cuelga y hasta se apaga,me ha pasado en algunos parqueaderos en Bogota con la rampa un poco empinada,me interesa mejorar la fuerza para esos casos porque planeando y en subidas leves se porta bien.

La respuesta:

La respuesta a su inquietud, es que un motor 1.4 para un vehiculo de ese tamaño es un poco justo y de ahí su comportamiento.  Ademas no hay manera de incrementar su potencia de manera sustancial.

Ahora bien, el torque, que finalmente es la fuerza que requiere para moverse y en su caso para ascender pendientes, es un tema relativo.  El motor de su carro, por su cilindrada, tiene una baja potencia, lo que también se traduce en un bajo torque disponible es decir en poca fuerza.  Sin embargo, este torque es el que esta disponible a la salida del motor y este es aumentado para llegar a las ruedas por medio de la caja de cambios y el diferencial.  Esto quiere decir, que los fabricantes han previsto que un cuando un vehiculo requiera mas fuerza, como es el caso de una pendiente, se debe utilizar un cambio  de la caja  que aumente el torque disponible en las ruedas. Asi podrá enfrentar la pendiente con mayor fuerza. Como vera también ocurre que al ganar fuerza por este medio, pierde la capacidad de moverse a mayor velocidad y esto es debido precisamente al castigo por la falta de potencia del motor.

Por su construcción se puede decir que cualquier vehiculo, no importa el tamaño de su motor, es capaz de ascender una pendiente, sin embargo lo hara en forma mas veloz en la medida en que su motor sea de mayor tamaño o en otras palabras con mayor potencia.

Ahora bien, la potencia de un motor, depende por su formula, Potencia= torque x RPM, de las revoluciones a las que este girando.  Por eso, si usted requiere obtener su mayor capacidad de ascenso, hay que llevarlo en lo posible al máximo de las RPM disponibles.  Asi es el juego.

PRUEBAS AL CHEVROLET VOLT. (1a Parte).

Probamos el Volt, pues estamos participando en una evaluacion de la tecnologia  del vehiculo que realiza la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellin para la firma Terpel, uno de los principales distribuidores de combustibles en Colombia.

Como introduccion, existe la discusion de si este es un vehiculo hibrido, por utilizar dos tecnologias (termica y electrica) o si realmente es un vehiculo electrico, por ser movido por el motor electrico de forma exclusiva.  La verdad es que por sus caracteristicas intenta tomar lo mejor de las dos tecnologias y por ello sus fabricantes lo han llamado electrico de Rango Extendido.  El Volt puede trabajar totalmente electrico si su recorrido no alcanza a drenar completamente las baterias antes de una nueva recarga o enciende el motor termico si debemos recorrer una distancia mayor.  El fabricante afirma que puede recorrer 64 kilometros con una recarga electrica y mas de 600 kilometros en total con un tanque de cerca de 9 galones.

En el dinamometro su comportamiento fue el esperado.  El altisimo torque liberado por el motor desde bajas revoluciones lo hace saltar y querer salirse delos rodillos.  Efectivamente la potencia del motor electrico ronda los 120 kw  (160 HP).

En la ruta, inicialmente a baterias, la caracteristica del torque alto a bajas RPM, se manifiesta con una rapida aceleracion, mas no excagerada por los 1700 kgs de peso que tiene el vehiculo.  Al ascender algunas pendientes, el vehiculo responde con brio y borra aquella tradicion de que los electricos no suben bien.  Si siente real agrado al conducirlo.

Como teniamos poca carga, por las pruebas realizadas al dinamometro, a los pocos minutos encendio el motor termico para intentar sostener la carga de las baterias.  El sonido de este fue apenas perceptible.  Sin embargo continuamos acozando el vehiculo con el acelerador y al cabo de unos 4 minutos, el motor termico acelero aun mas y su sonido ya se torno algo molesto.  Inmediatamente puso un aviso en el tablero donde indicaba que su potencia de funcionamiento del vehiculo estaba siendo reducida por falta de carga en las baterias.  A partir de ese momento el vehiculo se torno totalmente flojo.  Perdio la mitad de su desempeno, apenas lograba acelerar y se escuchaba un ruido bastante notorio del motor de gasolina.  Terminamos de subir otros cinco kilometros y comenzamos el descenso.  A los pocos minutos y despues de usar el freno un poco para ayudar al control del descenso, el motor termico regreso a un regimen mas controlado y silencioso y a su vez se recupero totalmente la potencia  y la capacidad de aceleracion que habiamos perdido. Esto porque las baterias alcanzaron nuevamente y gracias, ademas de la carga suministrada por la operacion del motor termico, al uso del freno que les sumo una carga adicional por regeneracion.

En las curvas aunque cruza sin tendencias, se sienten los 1700 kilos de peso.  No pareciendo un vehiculo que soporte bien los 120 kw de su motor electrico.

CONTINUARA….