¡GOLPE DE OPINIÓN!

TEST DRIVE AL NUEVO CHEVROLET BEAT

Basado en el modelo estrella de Chevrolet, el Spark GT, este “citycar”  de reciente lanzamiento le añade a todas las virtudes ya reconocidas del modelo hatchback un maletero o baúl de  390 litros. El Beat se luce en agilidad, bajo consumo, habitabilidad y respaldo de marca.

  • El nuevo Chevrolet Beat es una interesante opción para quienes añoraron mas espacio de carga en el Spark GT. La incorporación del maletero quedó bastante bien resuelta e integrada. Noten que la mitad posterior es totalmente diferente.

El término inglés Beat tiene una amplia variedad de usos, tanto como verbo, como sustantivo y adjetivo, que a nuestro idioma se traduciría en mas de 40 formas o aplicaciones diferentes. Entre ellas: latir, mejorar, sobrepasar, vencer, resonar, abrir, martillar, golpear y muchas otras. Este nombre es el que ha escogido Chevrolet para bautizar su modelo citadino mas reciente en Colombia, un complemento del muy afamado Spark GT actualizado estéticamente hace unos meses; la incorporación de un maletero o baúl independiente le confieren al Beat una configuración tres volúmenes poco frecuentes en los autos de menor tamaño y consumo del mercado. Ya algo habíamos visto en modelos como el Chery QQ 6, una especie de Daewoo Matiz con baúl y también en el Hyundai i10 Grand sedán. Controvertidos o no por su diseño y configuración, lo cierto es que le adicionan un importante espacio de carga a vehículos reconocidos por su compacto diseño exterior, bajo consumo, precio asequible y ágil desempeño. En Autotest tuvimos la oportunidad de hacerle una buena prueba de manejo para extraer los apartes mas destacados de este modelo y compartirles de manera concreta lo que ofrece el Chevrolet Beat LTZ.

GENERANDO LATIDOS

El Spark GT inició su vida comercial en Colombia a mediados de 2010 convirtiéndose en un referente para los jóvenes que vieron en su agresivo y moderno diseño de entonces, la expresión ideal de un automóvil, apoyados aun más por el papel estelar que tuvo en el cine  el automóvil-robot Skids, en la película Transformers, basado en ese modelo. Desde entonces ha sido un referente en Chevrolet, con grandes ventas en los modelos nuevos y alta apreciación en el mercado de usados. Todo ello a pesar de la queja generalizada del restringido maletero, que no llega a los 180 litros de capacidad. Debe generarle latidos el Beat a quienes aprecian el diseño de su hermano hatchback y que en este auto tienen un mejorado espacio de carga de 390 litros.

RECONOCIDA MECÁNICA

El corazón mecánico es el reconocido 1.2 litros de cuatro cilindros y 16 válvulas que produce casi 81 HP de potencia  y torque de 108 Nm, que se pueden aprovechar por encima de las 4.000 rpm sin ningún problema, para mover ágilmente  sus poco mas de 1.000 kg y sobrepasar el tráfico. En altas revoluciones es bastante notorio el sonido del motor en la cabina.  La caja es mecánica de 5 velocidades, ideales la 1ra y 2da marcha en ciudad y montaña para mantener el ritmo de viaje y las marchas siguientes, para autopistas y plano, para incrementar velocidad y mejorar consumos. El selector tiene bastante recorrido lateral, por lo cual hay que habituarse para seleccionar adecuadamente los dos primeros cambios, muy cercanos a la silla del conductor, pero se opera suave y silenciosamente.

INTERESANTE ANDAR

En marcha, el Beat tiene unas suspensiones interesantes, pues a pesar de los pequeños rines de 14 pulgadas en llantas 165, se pasan sin mucha dificultad los baches y resaltos en la vía, con bastante silencio en esa operación, pero no se debe exceder esa sensación para evitar daños en las ruedas y componentes de la suspensión. En curvas fueron las mejores impresiones de su andar. Logró todo el tiempo un aplomo destacable, sin balancearse bruscamente, ni generar alertas o sustos a pesar de viajar a buena velocidad en curvas cerradas. Mantuvo su adherencia sin problemas y la dirección eléctrica es una delicia por su suavidad y ligereza en ciudad y respuesta muy real en curvas, aunque extrañamos progresara su rigidez a mayores velocidades, para evitar errores. Esto nos dejó perplejos, término que también traduce Beat, pues este auto es muy descansado y suave de conducir. Los frenos ABS no tuvieron queja  alguna, ni sobresalen en ningún aspecto en especial. La posición de manejo solo pudimos modificarla en el asiento del conductor, pues su timón no tiene manera de ser regulado. Las personas de baja estatura no tendrán dificultad en adaptarse rápidamente en situación de piloto, pero a personas altas les será mas complicado acomodarse frente a los relojes ante todo.

CONSUMO GANADOR

El consumo de combustible es su aspecto más destacado. En nuestra prueba usamos sin problemas gasolina corriente, logrando más de 55 km por galón entre ciudad (con su eterna congestión) y carretera (incluida alta montaña y fuertes pendientes), todo el tiempo utilizando el aire acondicionado. Este rendimiento es difícil  de superar por autos de similar potencia y espacio, al ritmo que usamos el Beat y en la topografía antioqueña que exige un buen uso del acelerador para avanzar adecuadamente. En este aparte está preparado para vencer y uno de los factores decisorios de compra.

ACOMODACIÓN FAMILIAR

La cabina es lo ya conocido en el Spark GT, por lo menos en el tablero y el espacio, que engaña en las dimensiones exteriores reducidas, pero muy generosas al interior, sea para las piernas en todos los asientos o para las caderas, logrando acomodar sin problemas hasta cinco personas. Varía el marco de las puertas traseras, siendo mas bajos y generan un poco de dificultad para el acceso a personas de alta estatura, pero una vez adentro hay muy buen espacio en altura para cualquiera de los ocupantes. La versión LTZ que probamos es la mas equipada, con tapizados de moderno diseño y textiles resistentes pero de tacto suave, las puertas son de plástico termoformado e inserciones de aspecto metalizado, similar patrón que vemos en el tablero. Nada presume lujo, pero hay buena ubicación de los controles, hay vidrios y retrovisores eléctricos, bloqueo central, timón fijo con controles del audio, tres grandes diales para controlar manualmente la climatización y todo el sistema de audio y entretenimiento  se operan en la pantalla táctil de 7 pulgadas del sistema MyLink de Chevrolet.

Este sistema es la síntesis de la época tecnológica en la que vivimos y cada marca ha hecho su propio desarrollo en este sentido. En ésta de Chevrolet, se pueden configurar las funciones del celular del piloto, mostrándole en pantalla con grandes iconos las aplicaciones que use, sea con los sistemas Apple Carplay o Android Auto, además de las de audio, estado del automóvil y navegador en pantalla. Según probamos, todo fue fácil de operar y un elemento de confort básico para soportar el pesado tráfico y hacer mas amable los desplazamientos. Podemos usar entonces la traducción resonardonde la música y nuevas tecnologías se hacen sentir en los oídos y gustos de los nuevos poseedores de automóviles y el Beat parece ofrecerlo.

GOLPE DE OPINIÓN

Iniciando en $35.990.000 en la versión básica LS<, $38.600.000 para el modelo LT y $41.600.000 en la que probamos, LTZ, con todos los accesorios y lujos, el Beat entra en controversia no sólo con otros vehículos cercanos en precio, sino también con su compañero y familiar de catálogo, el Chevrolet Sail. Es entonces en sus características  propias donde el nuevo Beat genera un golpe de opinión. Para algunos parecerá caro, para otros poco agraciado comparado con el Spark GT, para otros les parecerá sencillo y modesto. Pero viendo el mercado y analizando varios aspectos, el Beat termina defendiéndose solo. Tiene una mecánica reputada y reconocida, con potencia suficiente para movilizar su peso y capacidades de carga. Tiene un consumo difícil de igualar y con los precios cada día mayores en combustibles,  ya tiene suficientes argumentos. Su habitabilidad es buena, por espacio y equipamiento y fácil manejo, le hacen cómodo para el diario uso. Los costos de mantenimiento son bastante bajos en su segmento, además la motorización le genera bajos impuestos, como el SOAT, de poco mas de 300 mil pesos. Su ensamble es local y tiene el amparo de la extensa red de Chevrolet en todo el país. Su rival, directo, el Hyundai Grand i10 sedán es más costoso y se vende para servicio público.

En fin, el Chevrolet Beat no pasará desapercibido y un buen estudio de sus virtudes le generarán una amplia clientela, los que compartirán  seguramente nuestras opiniones y muchas más. Nuestras vivencias a bordo nos dejaron una positiva sensación, por su relajada conducción, economía de consumo y sensación en carreteras. Todos los significados que traduce Beat se pueden asociar a este nuevo modelo. ¡Cual sería tu definición de Beat?

ISAAC PEREIRA MÁRQUEZ

Esta prueba fue posible gracias a GM-Colmotores y la muy amable atención de Andar S.A., su concesionario Chevrolet en Medellín.

 

 

 

5853total visits,1visits today