¡A PONERSE LAS BOTAS!

LAS MARCAS LE APUESTAN A LOS PEQUEÑOS “CROSSOVER”GMCWH1041-PG186_ONIX_COLORIZER_Onix_Activ _Montanha_Traseira-beauty 2 copy 1 (1)

Chevrolet trae a Colombia el Onix Activ, su pequeño “crossover”.

 

Hace unos años el mercado local recibía con escepticismo la llegada de automóviles con mayor altura, llantas más grandes, suspensiones más robustas y una ambientación externa e interna agresivas, con molduras y protectores que lo asemejaran a un “crossover” o vehículo destinado para andar fuera de calles y carreteras. Pronto el Sandero Stepway de Renault se “encaramó” en la cima de las ventas, ante competidores, la mayoría provenientes de Brasil, como el Volkswagen Crossfox, los Fiat Strada, Palio e Idea Adventure entre los más exitosos. Cautivaron a un público que transita mayormente por calles destruidas, caminos destapados, zanjas, piedras, huecos y sinnúmero se obstáculos en la ruta, lo que  realmente son la realidad de la mayoría de vías en Colombia.

Entonces se habían tardado en esta apuesta mecánica. Las ventas de camionetas, crossover, camperos, SUV y todas aquellas tipologías mecánicas que ofrecen mayor robustez al vehículo sobre la vía, han tenido en nuestro país gran acogida, a pesar de su mayor costo de adquisición, mantenimiento mecánico, consumo de combustibles y pago de impuestos. ¡Nada más tranquilizador para un conductor que no tener miedo de quedar “tirados” en el camino luego de un golpe al carro por el mal estado de la vía!

¿SÍ SE JUSTIFICA?

A toda persona que está en el plan de comprar carro le asalta la duda sobre si existen motivos y justificación para decidirse por autos robustos con apariencia de “todoterreno”, aunque realmente no lo sean. Debemos recordar que no estamos hablando de auténticos vehículos “crossover” o camperos, pues la base  fue diseñada en principio como automóviles comunes para el transporte diario, para el uso normal en calles y carreteras y costos accesibles para los compradores.

Las marcas, entendiendo nuestros mercados “tropicales”, de países en vías de desarrollo, le metieron ingeniería al asunto y han creado estas versiones, a las que les han “puesto las botas”. Algunas más responsables que otras, pues las modificaciones hechas, realmente han reforzado las capacidades y resistencia de sus modelos. Otras, sólo  han maquillado a sus siempre frágiles y vulnerables coches. Por lo tanto es importante estudiar bien cada modelo, ver sus antecedentes en los usados; si es un nuevo modelo en el mercado, verificar que dentro de sus características ofrecidas al público realmente estén fortalecidas sus suspensiones y carrocería y ante todo, hacerle una buena prueba de ruta antes de hacer la compra.

“LA MONA AUNQUE VISTA DE SEDA…”

Nunca olvide y es fundamental que no exceda el trato a estos modelos, aunque cuya altura sobre el piso es una ventaja, las suspensiones fortalecidas soportan mejor las dificultades del camino y las múltiples molduras que “protegen” el exterior pueden darle relativa tranquilidad al rozar obstáculos, pero nunca serán verdaderos “crossover”. Menos aún se arriesgue a cruzar charcos profundos o caminos de lodo, pues podría serle bruscamente recordado sobre qué viaja realmente. Los precios extra que se pagan por estas configuraciones a veces no justifican la diferencia con el modelo regular de calle, pero hay varios cuya diferencia no está muy lejana y es posible “estrenar” con cierta tranquilidad  rumbo a la finca. Ya hay nuevas opciones en el mercado, Volkswagen tiene el pequeño CrossUp!, un poco más robusto que el automóvil base;  Chevrolet  acaba de anunciar  el Onix Activ, el cual quedó musculado; quizá Hyundai se anime con el HB20 X; la nueva gama Citroën (C3 y C4 Cactus) tienen esta tipología y Renault en breve lanzará el compacto Kwid, prometido como el más económico disponible

¡Así entonces, como en “buffet”, escoja lo que más le guste, le acomode y aunque pague más en la compra, disfrute responsablemente de su sueño de“campero”!

ISAAC PEREIRA MÁRQUEZ

2651total visits,10visits today

Dog