EL CONTROL DE ESTABILIDAD…

Durante la conducción es probable que en algún momento pueda encontrarse en una situación compleja y que podría ser un potencial factor para un incidente vial. Por su puesto que en esos momentos la pericia y la calma del conductor para evaluar y tomar la mejor decisión en aras de evitar o mitigar cualquier efecto es importante, pero afortunadamente hoy día la industria automotriz tiene un alto grado de evolución y la incorporación de tecnología y electrónica  en los carros se convierte en una aliada de primer orden para hacer de estos máquinas más seguras para todos los actores de la vía, y no siempre dejar las decisiones en manos humanas, que podrían no estar preparadas de manera suficiente para enfrentar una situación de potencial peligro.

Y gracias a esos desarrollos tecnológicos, cada día son más los modelos y gamas en los que es posible encontrar dos sistemas de seguridad que hacen la conducción más confiable, y  también cómoda. El Sistema de Control de Tracción, y el Sistema de Control de Estabilidad. Incluso, en muchos mercados ya son de presencia obligatoria en los carros nuevos. En Colombia aún no, pero sí se pueden ver cada vez más modelos que los incorporan.

El primero de ellos es un sistema que detecta cuando una o varias llantas del vehículo están girando más rápido (básicamente porque están patinando al perder contacto con la superficie sobre la que ruedan). El Control de Tracción puede actuar de dos maneras. O bien lo que hace es reducir la potencia que entrega el carro a esa rueda para eliminar el patinaje. O también puede actuar de manera que la frena, y la potencia se reparte en las otras llantas que sí tienen el contacto adecuado, para permitir que el automotor pueda sortear esa situación y continuar su marcha.

Por su parte el Control de Estabilidad recurre también a una serie de sensores que miden cada momento factores como la velocidad de cada rueda, la trayectoria del carro con relación al giro del volante, y el giro del auto sobre su eje vertical, para determinar así si el vehículo está o no dentro del camino que el conducto le está indicando. En su operación, los sensores del ESP analizan 25 veces por segundo las maniobras del carro para determinar si su intervención es necesaria o no.  En este caso el Control de Estabilidad lo que hace es frenar la llanta o llantas que están empujando hacia la trayectoria errada, y le entrega más torque a aquellas restantes, y que permitirán recuperar el control de automotor para ponerlo de nuevo en el camino correcto (cabe anotar que para ello el ESP utiliza los sensores del sistema ABS de los frenos). De igual manera, el Control de Estabilidad puede intervenir en la gestión del motor reduciendo la entrega de potencia que le permita al conductor mantener el control de su carro y evitar un derrape. Este sistema busca entre otros objetivos corregir los momentos de subviraje o sobreviraje.

Al adquirir un carro usado es muy importante evaluar sí sus sistemas de seguridad se encuentran operando de manera adecuada Aquí, en AUTOTEST cuenta con una inspección técnica rigurosa y hecha por profesionales automotrices que le dirán de manera clara el estado de ese carro que quiere comprar.