imagen: https://www.klipartz.com/

Ya en otras ocasiones en esta columna hemos hablado del sistema de lubricación y su importancia para el buen funcionamiento del automóvil. Hoy vamos a profundizar un poco más en los aceites como tal y,  especialmente entre las características, diferencias y modos de uso de los aceites minerales y de los aceites sintéticos.

No sobra recordar que el objetivo principal del sistema y la labor de lubricación en el motor de los carros tiene que ver con la protección de numerosas piezas que interactúan entre sí cuando el motor está en operación y que requieren de una fina capa de aceite entre ellas para evitar que la constante fricción pueda dañarlas de manera prematura y así afectar de manera grave el funcionamiento de la máquina, ocasionando incluso muchas veces su necesidad de reemplazo o reparación profunda y costosa.

¿Qué es un aceite mineral?

El aceite o lubricante mineral que se usa en algunos modelos automotrices provienen de un proceso de destilación y refinamiento del petróleo. Es así como en este procedimiento en el que la industria petroquímica obtiene los diferentes productos y subproductos derivados del hidrocarburo,  el aceite mineral surge luego del paso que da origen al diesel.

En este proceso de extracción y obtención del lubricante los fabricantes le adicionan una serie de aditivos que le permiten cumplir con su labor de protección y apoyo a la operación de las piezas mecánicas.

En virtud de este proceso de obtención del aceite mineral su duración es menor frente a la que puede tener un aceite sintético y pierde más rápido sus propiedades, con lo que es necesario estar atento a la periodicidad de los cambios y a modificaciones que puedan observarse en las características del fluido y que pueden representar una pérdida de las características del mismo, dejando de cumplir su importante función de manera idónea.

En el proceso de destilación del petróleo para obtener el aceite mineral se añaden los aditivos que buscan entre otras cosas mitigar su mayor velocidad de desgaste y por tanto alargar su vida útil,   brindarle una mayor capacidad anti oxidación, darle más fluidez y entregarle una mayor capacidad de protección al motor. Entre los aditivos que se pueden agregar en el proceso están los antioxidantes, los antiespumantes, diluyentes o mejoradores de viscosidad.

Una de las ventajas que tiene el aceite mineral está relacionada con su costo ya que el proceso para llegar a él implica una menor inversión y es más tradicional a partir de la destilación,  el valor del mismo en el mercado es un poco más bajo incluso hasta un poco más del 50% del costo del aceite sintético, aunque su cambio debe hacerse con más frecuencia.

Y por supuesto,  tiene algunas de las desventajas ya señaladas en duración,  además de no ser recomendable para uso en motores que operan a muy altas temperaturas.

El aceite sintético

Se podría decir que este lubricante es un producto de laboratorio No se obtiene tras el proceso de destilación y refinación del petróleo del que se obtienen diversidad de productos para diferentes usos. Este tipo de lubricante es el fruto del trabajo de ingenieros químicos especialmente,  que adelantan procesos de modificación de la estructura molecular del hidrocarburo lo que les permite crear casi un lubricante a la medida de cada necesidad de un vehículo o un diseño motriz  desarrollada por los fabricantes de los automotores.

Gracias a este trabajo en laboratorio los aceites sintéticos son cada vez más usados en la industria y especialmente en los autos de las más recientes generaciones. Los aceites sintéticos se desarrollan para lograr una mayor duración y así emplear períodos de cambios más largos Esto puede compensar en algunas ocasiones la desventaja de su mayor costo incluso hacer equilibrio con los aceites minerales más baratos pero de cambios más frecuentes

Son aceites de una menor viscosidad y más adecuados para los motores más modernos,  con unos niveles de tolerancia entre sus componentes muy reducidos,  y por lo tanto puede fluir mejor entre ellos generando una película protectora de alta eficiencia ante la fricción.

De igual manera gracias a las posibilidades que ofrece el desarrollo de los compuestos en laboratorio,  su resistencia a temperaturas extremas tanto altas como bajas es mucho mayor y también su eficiencia de operación en dichas condiciones,  ya que comienzan a fluir por todo el motor más rápido cuando el vehículo se enciende y empieza a tomar temperatura de operación,  y tiene propiedades que minimizan la evaporación al trabajar en esas altas temperaturas,  y también en condiciones de frio extremo sigue corriendo por el sistema de manera homogénea y sin perder sus propiedades.

También generan un mayor beneficio gracias a su poca degradación que lleva al mínimo la formación de depósitos en las diferentes partes del motor

Seguir la recomendación del fabricante.

Y ante la duda sobre cuál tipo de aceite usar,  la respuesta de los expertos parte de algo tan sencillo como seguir la recomendación de la marca del vehículo en su manual de propietario. Es esa la guía que debe seguir todo usuario para así siempre tener la certeza que está utilizando el producto adecuado en sus características,  propiedades y comportamiento;   para tener un motor funcionando de la forma más eficiente posible.

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *