CORREA DE DISTRIBUCION.

Al comprar un carro usado son muchos los elementos y piezas que el nuevo propietario debe verificar con el fin de garantizar que desde el punto de vista mecánico el auto se encuentra en una condición óptima para su operación.

Una de esas piezas de la que es fundamental tener claro su estado y nivel de desgaste es la correa de distribución.

 Este es un elemento de suma importancia para la operación del motor.  Ella es la que transmite el movimiento del cigüeñal a los ejes de levas, que a su vez mueven las válvulas de admisión y escape con el fin de permitir el ingreso correcto de la mezcla aire/combustible y su posterior salida una vez el proceso de combustión se completa.  Esta pieza puede estar fabricada bien en caucho o  puede ser también metálica (cadena de distribución) .

La rotura de la correa de distribución es uno de los daños más perjudiciales, en algunos casos catastrófico, para el motor del vehículo, y por lo tanto de un alto costo en su reparación. Cuando este elemento falla puede generar que los pistones y válvulas se golpeen entre si.

El cambio de este elemento debe hacerse siguiendo de manera muy precisa las recomendaciones del fabricante del auto en su manual.  Por lo general este cambio debe hacerse hacia los 50 mil kilómetros.  En algunos casos puede ser un poco antes o un poco después.  Por eso es fundamental conocer la especificación que hace la marca para cada modelo específico.

Existen algunas señales que pueden permitir detectar un desgaste anticipado de este elemento. Por ejemplo, cuando se observan en la correa agrietamientos, fisuras, algo de cristalización, dientes desgastados. También es posible que problemas a la hora de encender el carro puedan estar relacionados con un problema en la correa o cadena.  De igual forma algunas vibraciones al rodar el vehículo, o con el motor encendido pero sin movimiento, son otra señal de alerta para revisarla.

Así mismo,  si el vehículo rueda de manera frecuente por vías con un alto nivel de polvo, o lo hace en ambientes de temperaturas extremas, son factores que pueden afectar la vida útil real, acortándola.

Y al comprar un carro usado un buen consejo indagar con el vendedor cuando fue el ultimo cambio realizado de esta, de no conocerlo, lo mejor es cambiarla al igual que los tensores.