AMORTIGUADORES: SEGURIDAD Y CONFORT AL RODAR

Los amortiguadores, como parte del sistema de suspensión en el vehículo cumplen una función vital orientada a garantizar la seguridad y el confort durante la marcha.

En el primer aspecto, el buen trabajo de la suspensión garantiza que las llantas del carro se mantengan siempre en contacto con la superficie sobre la que está rodando, y así poder mantener su trayectoria y una respuesta efectiva y confiable ante cada orden que se da con la dirección del vehículo, o facilitar la frenada cuando es necesario.

Y en materia de confort, también el trabajo de los amortiguadores, en conjunto con el resto del sistema de suspensión, filtra y absorbe de la mejor manera posible las irregularidades que se encuentra en el camino y que podrían ser molestas para la habitabilidad al interior del automotor o provocar algún daño en el vehículo o su estructura.

Por eso es importante hacer una revisión periódica de este elemento y su comportamiento, para tomar las medidas preventivas o correctivas apropiadas que permitan que continúe desarrollando su trabajo sin problemas y sin poner en riesgo la integridad de los ocupantes del auto o el buen estado del carro.

Algunos signos de alerta que pueden indicar un mal funcionamiento en la amortiguación:

  • Al cruzar sobre un resalto o en las irregularidades de la vía el carro oscila arriba y abajo de manera fuerte y continua.
  • No conserva una trayectoria en línea recta.
  • Al frenar se toma más tiempo y distancia de la que es usual para el vehículo. También en esta maniobra se detecta que siempre el carro se recarga demasiado hacia adelante.
  • Deformación o desgaste irregular de la banda de rodamiento de las llantas.
  • Una vibración en el carro cuando sobrepasa cierta velocidad (aproximadamente 50 a 70 kilómetros por hora) .
  • Fuga de aceite que se detecta por manchas sobre el amortiguador o en el piso donde usualmente se parquea el carro.

Cuando se detecta un amortiguador desgastado el único camino seguro y confiable es el cambio de la pieza. Nunca acceda a una reparación ya que estas piezas deben ser cambiadas. Además, es aconsejable que el cambio se haga en pares. Es decir cambiar los dos amortiguadores del eje en el que se encuentre el amortiguador desgastado.

Si el amortiguador no presenta problemas de desgaste prematuro, su cambio debe hacerse aproximadamente cada 50 mil kilómetros.

Una pieza fundamental en la seguridad y la comodidad del carro merece que su revisión sea hecha por expertos. Por eso aquí, en Autotest, cuando realizamos la inspección de un carro usado para la compra o venta ponemos mucha atención en el estado de esta importante pieza.

En Autotest le brindamos el mejor servicio para que su negociación con el vehículo que quiere comprar o vender se base en información clara, confiable y verificable.