¿Quieres vender tu actual carro, o buscas comprar un carro en el mercado del usado? Por supuesto uno de los factores básicos para que esa venta o esa compra tengan éxito es el precio del bien. ¿Pero, sabes si el precio que pides por tu vehículo, o el valor que estás dispuesto a pagar por ese carro que te llama la atención, es el adecuado?

No existe una fórmula en Excel o una tabla unificada que determine el valor de un carro usado, este depende de varios factores que se deben analizar por parte del vendedor y del comprador, así cada uno sabrá si el valor que quiere recibir por su bien o el monto que está dispuesto a pagar por adquirir un auto es el indicado.

Claro que hay una carga de subjetividad en la fijación de ese precio, pero con estas claves será un poco más fácil determinar un valor aproximado, y a partir de ahí iniciar una negociación que deje satisfechas a ambas partes de la ecuación presente en la transacción.

En primer lugar la marca. Si una marca es altamente comercial, tiene una fuerte presencia de vehículos rodando en el país, una sólida red de distribución y atención posventa, sus repuestos son fáciles de conseguir, y no solo en los almacenes de concesionario, sino en comercios especializados en autopartes, y cuenta con una buena reputación, su valor será más apreciado.

Año modelo y kilometraje.  Cuando un vehículo nuevo sale del concesionario pierde en su primer año aproximadamente un 20% de su valor comercial, y año tras año en los primeros tres esto puede ser un 15% anual, y de ahí en adelante aproximadamente un 10%. Pero también el kilometraje recorrido es un factor a considerar al fijar un precio. Hoy en Colombia un recorrido promedio anual está en 15 mil kilómetros, a partir de ahí se debe evaluar de acuerdo con el año modelo, que tanto está el carro dentro de ese promedio y determinar sus factores de uso por parte del dueño o dueños anteriores.

La procedencia del carro también es un elemento que se evalúa al momento de fijar un precio. En Colombia es usual que carros matriculados y que hayan sido usados en determinadas regiones del país tengan un precio mejor que otros que han rodado en otras zonas del país, especialmente porque su uso en esas regiones implicó que no se sometiera a condiciones que pudieran generar un desgaste mayor o prematuro por condiciones de terreno, clima y factores externos en el ambiente y entorno de operación.

El estado mecánico, técnico y estético del vehículo. Obviamente un carro usado tendrá algunas condiciones mecánicas, técnicas, y de apariencia que muestran el desgate natural por el uso dentro de las especificaciones y condiciones adecuadas. Ya si los signos de desgaste son mayores a los habituales el precio se afectará porque quien quiera comprar el carro seguramente tendrá que hacer una inversión mayor en la intervención de estos elementos desgastados o que deben ser cambiados.

Evalúe también opciones similares al vehículo que quiere vender o comprar y mire sus precios, así puede establecer un rango en el cual moverse al momento de llevarlo al mercado para su venta u ofrecer un precio para la compra. También se puede guiar por las tablas de publicaciones especializadas que le darán una idea del mercado en el que se está moviendo para presentar una oferta adecuada en venta o compra.

Y como la base de toda negociación está en la confianza y transparencia entre las partes, en AUTOTEST le ofrecemos la inspección como una herramienta para que pueda desarrollar una negociación justa y satisfactoria con ese vehículo que quiere vender o comprar

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *