El kilometraje es uno de los factores clave al momento de definir la compra de un carro usado, y por eso debe analizarse con cuidado para poder tomar la mejor decisión posible.

Hoy en Colombia se puede hablar de un recorrido promedio anual de un vehículo particular de unos 15 mil kilómetros. Este es ya un indicador inicial para saber si el kilometraje que anuncia la oferta de un vehículo específico puede ser confiable o no. Una cifra que supere excesivamente ese promedio puede indicar un carro que tendrá un desgaste prematuro de piezas y requerirá intervenciones mayores muy pronto. Pero tampoco se deje llevar por un kilometraje que este demasiado por debajo de esa cifra indicativa, si es un carro “que solo se usaba para ir a misa los domingos o para mercar cada semana” , también puede implicar que no le han hecho mantenimientos oportunos y algunas piezas o algunos fluidos, por ejemplo, pueden haber generado problemas.

Quizá un colchón de un 20% por encima o por debajo del promedio sea el límite para considerar el vehículo como una alternativa de compra.

También coteje con una inspección ocular del estado del carro, su carrocería, sus latas, la cojinería, o el desgaste de elementos como el volante o el pomo de la palanca de cambios (especialmente en carros de caja manual) si su presentación está acorde con el supuesto uso (recorrido del carro) . Un carro puede tener pocos kilómetros, pero si presenta muchos golpes, abolladuras o rayones en sus latas sugiere que su trato no ha sido el mejor y podría tener daños mayores en su estructura o máquina. También le pueden decir que el carro poco se ha usado, pero la silla del conductor presente un fuerte desgaste, alerta, con seguridad no le han dicho toda la verdad.

Otra referencia para conocer el kilometraje real está en el historial de entradas al taller, ya que generalmente al ingresar al servicio se anota el kilometraje con el que llega. Esto puede ser especialmente útil en carros que aún se encuentran en el período de garantía (que en algunos casos puede ir hasta 5 años o 100 mil kilómetros) .

También es importante hacer una prueba de ruta al vehículo que quiere comprar y estar muy atentos a los comportamientos y ruidos que generan en la marcha distintos elementos. Por ejemplo, lo que sucede al maniobrar la dirección o enganchar cambios, el ruido de la suspensión rodando sobre el pavimento y otras superficies, los frenos y el ajuste general del carro. Todo esto puede ser un indicio del real uso que se le ha dado a su potencial compra.

Pero para tener una certeza mayor al momento de cerrar el negocio siempre tenga el visto bueno de AUTOTEST. Con nuestro PROCESO de inspección podemos ofrecerle la mejor información sobre el estado real de ese carro que quiere comprar. Total transparencia para brindarle a usted la confianza de adquirir un auto en la mejor condición.

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *