Poco a poco las actividades económicas están volviendo a la reactivación,  y las personas también comienzan a pensar en lo que será el futuro en la era Pospandemia. Es cierto que la “normalidad”, tal como la conocíamos antes de este fenómeno, tardará en asentarse nuevamente, y seguramente también esta coyuntura generará algunos cambios en el estilo de vida. Sin embargo la necesidad de movilidad seguirá presente, e incluso es posible que la demanda por autos particulares se incremente.

Así lo estiman varios analistas del sector,  que ven en la compra de automóvil particular una medida de protección por parte de las personas que buscan minimizar los contactos personales y evitar así los contagios futuros. Y esto, en los actuales sistemas de transporte público y su forma de operar es algo casi imposible. Por eso quieren un carro en el que puedan sentirse seguros ellos y sus familias, lo menos expuestos posible a la interacción con otras personas que puedan significar algún riesgo para la salud. 

En este contexto es en el que es posible que la demanda por nuevos vehículos aumente en aquellas personas que tienen la capacidad económica para hacerlo. Y quienes salen de esta coyuntura con un bolsillo más ajustado,  pero de igual manera buscan una alternativa de transporte propio,  orientarán su búsqueda en el mercado del usado que también deberá experimentar una reactivación importante.

.Otro factor que puede ayudar a impulsar de nuevo las ventas de autos nuevos y usados está relacionado con la posibilidad de que muchas personas aplacen su deseo de realizar viajes nacionales e internacionales,  vía aérea o en transporte público masivo intermunicipal,  y opten por realizar estos desplazamientos por trabajo o turismo en vehículos particulares,  y es así como pueden ser potenciales clientes de los concesionarios o del mercado de segunda  para adquirir un carro que supla esta necesidad de desplazamiento.

Por el lado de las firmas comercializadoras el proceso de reinicio de actividades también implicará el desarrollo de estrategias comerciales y de financiamiento para recuperar el tiempo perdido durante las semanas que las ventas fueron bajas (a través de canales digitales) o prácticamente inexistentes. Deben tratar de reanimar procesos de venta que quedaron en el aíre durante la cuarentena,  y propiciar que nuevos clientes se acerquen a sus vitrinas. En este sentido las ofertas comerciales y los planes de crédito flexibles jugarán un papel importante para recuperar el rezago,  y evitar una caída mayor. Si ha principio de año se hablaba de unas 270 mil unidades totales vendidas, las nuevas proyecciones rondan entre 170 y 180 mil unidades.

Y en este panorama,  en el que esperamos se reactiven los mercados de vehículos nuevos y esto conlleva a actividad también al mercado del usado, desde AUTOTEST estamos listos para apoyar esta reactivación. Nuestro equipo humano y técnico está preparado y listo para ofrecer el mejor servicio de inspección vehicular previo a la venta bajo los más estrictos protocolos de bioseguridad para protegerte y protegernos y lograr así que la decisión de comprar y vender un carro usado se haga de la manera más transparente e informada posible.

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *