La compra de un carro usado implica un proceso de toma de decisiones emocionales y racionales. Emocionales porque siempre en esta adquisición habrá un componente de orgullo‚ de mostrar que se está progresando y avanzando en los proyectos de vida personal. Pero más allá de la sensación de bienestar y satisfacción que puede producir‚ es importante llevar a cabo unos pasos importantes que aseguren que la compra resulta satisfactoria.

Desde Autotest le damos una guía de cómo debe llevar adelante este proceso.

En primer lugar usted debe tener clara su necesidad de transporte‚ si es para su movilidad personal y la de su familia‚ si en ese vehículo va a mover algún tipo de mercancía y cuál‚ si se trata de un carro para emplear en movilización de personas como transporte especial‚ también las rutas y tipos de vías de más frecuente tránsito‚ tiene algún tipo de restricción en color‚ en precio‚ marca‚ en placa u origen del vehículo. Esas son algunas de las preguntas que debe responderse y con base en ello mirar las opciones que le ofrece el mercado del usado. Puede acudir a la venta de usados que tienen diferentes concesionarios de la ciudad‚ también a las páginas web que se especializan en este tipo de oferta‚ y aunque ya no pesan tanto‚ los avisos clasificados en periódicos también son una fuente de información para mirar opciones y establecer que tipo de vehículos pueden ser su foco de interés y un presupuesto.

Una vez haya elegido el carro de su preferencia es importante realizar una revisión de sus elementos estructurales‚ mecánicos‚ eléctricos y electrónicos y su funcionalidad. En Autotest contamos con una serie de pruebas que le permiten a usted como comprador tener claridad sobre el estado actual del vehículo y poder realizar así una negociación transparente e informada. Recuerde que también ofrecemos la posibilidad de realizar una inspección y rastreo del historia del vehículo y la originalidad de sus números de identificación.  Para el pago de esta revisión se puede acordar una fórmula en la que en caso de que la revisión sea exitosa la asuma el comprador del vehículo‚ si por alguna razón este no queda conforme con los resultados la revisión la paga el vendedor del auto.

Cabe aclarar que esta revisión no es la misma que realizan las compañías aseguradoras‚ que someten el carro a un peritaje para determinar si es asegurable o no. Cada compañía‚ de acuerdo con sus políticas comerciales y de riesgos tiene sus criterios para decidir que carros asegura y que carros no. Y en este caso‚ además de una revisión mecánica básica‚ también se tienen en cuenta factores como el año modelo‚ la marca‚ el origen‚ e incluso que tipo de usuario será quien use el carro con más frecuencia. Por lo general este peritaje por parte de la compañía aseguradora no tiene costo para quien va a asegurar el vehículo.

Una vez cumplida esta etapa del proceso y con la seguridad de que se compra el carro que se ajusta a sus necesidades y gusto‚ y definido también el precio de la transacción‚ es necesario establecer si el carro tiene algún tipo de prenda‚ es decir si existe una deuda con alguna entidad financiera que prestó el dinero para la compra del carro por parte de quien ahora lo va a vender. De ser así se establece con el vendedor que una parte del pago del carro va a cubrir el valor que aún se deba de ese crédito- así queda estipulado en la compra venta- y el remanente se entregará al vendedor. O también se puede garantizar por parte del vendedor que al momento del traspaso la prenda ha sido levantada porque el pago con sus recursos la totalidad de esa deuda.  También se puede establecer un pago prorrata de factores como los impuestos‚ el SOAT‚ y la revisión técnico mecánica obligatoria‚ de acuerdo al tiempo de vigencia aún de estos documentos y gravámenes.

La formalización de la transacción se da con el traspaso. Este es el documento que acredita ante las autoridades de tránsito que el carro cambia de propiedad y para todos los efectos de impuestos‚ gravámenes‚ infracciones a las normas de tránsito y multas‚ es el nuevo dueño quien asume estas circunstancias y eventuales costos. Cada organismo de tránsito tiene un valor diferente para este proceso‚ pero puede oscilar entre los $200.000 a $250.000 (antes de llevarlo a cabo puede consultar directamente con la secretaría de tránsito o movilidad en la que se matriculará el vehículo). Cabe anotar que para poder protocolizar el traspaso‚ el vehículo no puede tener pendientes por multas‚ sanciones o impuestos atrasados. Estos los debe cancelar su propietario vendedor.

Con el traspaso en firme la autoridad de tránsito expide la nueva matrícula y oficializa el cambio de propietario. Ahora a rodar.

JOSE ALEJANDRO PEREZ

 

 

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *