¡UN TÓNICO PARA LA VÍA!

TEST DRIVE AL KIA TONIC 4×2 VIBRANT AUTOMÁTICA

La dinámica de Kia a nivel mundial le ha permitido con diseño, tecnología y calidad posicionarse entre los primeros fabricantes en ventas y uno de los mas reputados en fiabilidad. Adaptaron del Rio hatchback una carrocería ideal para nuestras vías y sometimos a una intensa prueba al reciente Tonic 4×2, la que denominan la SUV mas pequeña de su portafolio. ¿Cómo nos fue?

  • Mientras para Europa y Asia se diseñó la Stonic como el modelo de acceso a las SUV de Kia, para nuestros mercados, se utilizó como base estructural al Rio hatchback de última generación y desarrollar la Kia Tonic

Kia, hoy parte del grupo Hyundai Motor Group, en poco mas de una década se ha convertido en la joya de la corona del conglomerado coreano, gracias a dos principios que transformaron a esta marca: diseño y calidad. Los procesos industriales de alta tecnología en las plantas de todo el mundo, aplican los estrictos y casi obsesivos estándares de trabajo de la cultura coreana moderna, con calidad y precisión, y desde la llegada del diseñador estrella Peter Schreyer, los Kia se convirtieron en hermosos vehículos gracias a su aporte en las formas que les dieron buena estética y ADN de marca. Además han construido un enorme portafolio de productos para todas las necesidades, gustos y presupuestos. Desde el más pequeño y económico vehículo (para nosotros el Picanto), hasta el más lujoso de los sedanes (K900) ó SUV (Telluride). Y siguen creciendo.

¿UN KIA ESPECIAL PARA COLOMBIA?

Kia ha sido conocida en nuestras tierras desde los años 70 cuando las pickup Kiamaster sorprendían por su compacto tamaño y desconocido origen. La apertura económica de los 90 los trajo de forma asidua y constante hasta hoy, con casi todo su portafolio, y la marca en los últimos años se ha consolidado como una de las cinco mas vendidas en el país. En casi todos los segmentos del mercado tienen bien posicionados sus productos y aun así, se inventaron un nuevo modelo, más que ideal para nuestras maltrechas vías. De forma inmodesta diríamos que un auto especial para Colombia, pero tal parece que la realidad de nuestro continente motivó la creación del Kia Tonic.

Basado en la carrocería del Rio hatchback, se le aportaron mejoras y reforzamientos en suspensiones, rodamientos y estructura inferior, aumento de altura sobre la vía, motorización mas potente y un recubrimiento especial en los parachoques, pozos de ruedas y todo el entorno inferior del vehículo. Construido en México para ser usado en caminos sin asfalto ni cemento de los mercados de nuestro continente, ya les habíamos presentado imágenes y características en ocasión de su lanzamiento, ahora lo sometimos a prueba.

IDEA YA PROBADA

Otras marcas habían incursionado primero en este tipo de ideas, es decir tomar un vehículo conocido, hacerle modificaciones y adaptaciones que les permitieran otros usos y en el caso de nuestras vías, que fuesen capaces de pasar sobre comunes obstáculos como piedras, resaltos, baches y huecos sin “destruir” las suspensiones, ruedas o carrocería del auto. Con ello han triunfado los Renault Stepway, Volkswagen Crossfox y Chevrolet Onix Activ por mencionar unos pocos modelos. Kia no se quedó atrás y vio ese potencial en su modelo hatchback de la reciente carrocería del Rio. Le proveyó de esas modificaciones y refuerzos mecánicos y estéticos, además aportándole mas potencia con el motor Gamma 1.6 litros de eje variable  D-CVVT que produce 121 HP a 6.300 rpm y 151 Nm de torque desde las 4.000 vueltas del motor.

MOTORIZACIÓN ADECUADA

Nuestra Kia Tonic de prueba fue la versión Vibrant automática de tracción frontal, con seis velocidades. Si bien no tiene un “pique” desbordante, el torque y caballaje permiten darle buena dinámica acelerándola fuertemente para arrancadas y sobrepasos, sacándole mejor provecho a esta motorización si se usa la caja en modo manual. En vías con pendientes y montaña, con cupo completo trabaja sin reproches aprovechando las relaciones de la caja y la rapidez con la que ésta cambia en forma manual, pues  tiene doble embrague. Se nota más vivaz que el Rio de nuestro mercado (motor 1.4L) , pero le falta la chispa que este motor entrega en otros modelos de la marca como el Soul o Cerato. A pesar de que la mantuvimos a altas revoluciones, el consumo fue moderado, punto que destacamos. La caja operada en forma manual es ideal para disminuir la velocidad en descensos y preservar los frenos.

CÓMODA PRACTICIDAD

El interior del Tonic se puede resumir en “práctico”, donde no hay presencia de elementos destacados de lujo. Todo esta diseñado en forma práctica y sencilla. La versión Vibrant en Kia trae equipamiento intermedio y en esta Tonic los materiales y accesorios están enfocados hacia el fuerte uso cotidiano y crossover, los colores oscuros y los materiales de los tableros, puertas, comandos y silletería están hechos para resistir. El “piano” o millaré es limpio y despejado en formas, los relojes son tradicionales con presencia de un pequeño monitor entre tacómetro y velocímetro para exhibir varias funciones del vehículo. Nos gustó el tamaño del timón con tres radios y varias funciones que se pueden operar fácilmente desde él.

Trae una pantalla de 8″ TES que equipa el sistema de infoentretenimiento de la marca, Kinet Lite, con iconos claros, visibles, muy completos para mostrar además de las funciones del vehículo las que habitualmente usamos en nuestros dispositivos móviles cuando los sincronizamos por Android Auto o Apple Car Play. Ésta ubicada a buena altura para verla fácilmente desde el puesto de conducción y de cómodo acceso a los dedos de la mano derecha, además tiene buena sensibilidad al tacto. El climatizador es  manual con tres diales de muy rápida operación y gran tamaño. En la puerta del conductor están todos los comandos de los vidrios eléctricos, bloqueo central y retrovisores. El selector de velocidades tiene un buena altura y opera muy rápidamente. El puesto del conductor y el timón se pueden regalur hasta la altura adecuada, permitiendo una muy buena visibilidad hacia casi cualquier dirección del exterior, otro aspecto para destacar.

¿LA PEQUEÑA SUV?

Kia ha publicitado a la Tonic como su más pequeña SUV en Colombia. La posibilidad de usarla fuera de calles y carreteras gracias a su buena altura de 180 mm, suspensiones reforzadas y estructuras inferiores acordes a éstas exigencias le permiten aspirar a esa denominación. La probamos en vías destapadas y nos gustó el rodamiento bastante silencioso, bastante suave y sin muchos sobresaltos. La carrocería está adecuadamente insonorizada del viento, ruedas y suspensiones aunque se filtra un poco la máquina, comparado con su hermano menor Picanto de destacada insonorización. El agarre en fango y arena quedó un poco en deuda, pues equipa unas llantas mas “pisteras”. Allí, en autopistas, tiene buena adherencia y cruza hábilmente, su dirección eléctrica es muy suave, para muchos será demasiado sensible a velocidad, pero muy rápida y confortable para estacionar.

Se puede disfrutar en casi todas las vías de Colombia por sus bien trazadas suspensiones y motorización adecuada, con espacio aceptable para cuatro personas, un quinto se puede acomodar sin problemas. Los 300 litros de baúl se pueden ampliar abatiendo los respaldos de las sillas traseras o adicionando los accesorios de carga externa en el techo y las amenidades a bordo lo hacen un carro entretenido para sus ocupantes. Para el conductor es mucho mas divertido por la muy buena visibilidad y la facilidad con la que se conduce. Aunque los elementos de seguridad activa son los mínimos (2 airbags, ABS, EBD), esta carrocería viene precedida de los buenos resultados en las pruebas internacionales de impactos frontales por su diseño, construcción y aceros de alta resistencia empleados. Las amenidades tecnologicas están presentes para facilitar la vida del los ocupantes con el vehículo. Equipa el sistema Go Link que permite desde el teléfono móvil interactuar a distancia con la Tonic.

Y FINALMENTE…

¿Podemos entonces considerar a la Tonic una verdadera SUV? En el estricto sentido de la palabra, características propias y configuraciones que equipan ese tipo de vehículos, creemos que la Kia Tonic se desenvuelve bien y con comodidad por caminos destapados, pero por su desarrollo tecnológico inicial como sedán, la denominación SUV no sería la adecuada. Es un vehículo práctico y ameno, pero esperaríamos a que traigan la Stonic que tanto éxito ha tenido desde su lanzamiento y que sí fue desarrollada como una verdadera SUV y muy acorde con la completa y destacada familia de este tipo de productos que Kia a desarrollado como la Soul, Sportage, Sorento, la muy novedosa Telluride e incluso la Carens para Colombia.

Sí consideramos que la Tonic, por configuración, motorización y capacidades en nuestras vías es el mejor Kia Rio disponible en nuestro país. El precio arrancando desde 61 millones de pesos lo ubica en el complicado segmento de vehículos de mayor tamaño y capacidades realmente SUV. Decidirse por la Tonic es tener la seguridad de la calidad y respaldo de marca que está entre los mejores del mercado, 7 años de garantía o 150.000 km y obtener un vehículo fácil y práctico para usar cotidianamente. Ojalá los impuestos y otros aspectos permitieran reducir el precio en nuestro mercado, catapultarían a la Tonic a grandes ventas, pues tiene muchísimas virtudes para disfrutar, porque para vías como las nuestras, la Tonic se convierte en el “tónico” que suaviza cualquier camino.

ISAAC PEREIRA MÁRQUEZ

Esta prueba la pudimos realizar en la Kia Tonic 4×2 Vibrant automática gracias a la gentileza de  Distrikia, distribuidor especializado de la marca en Medellín.