Las alertas por fallas en los rodamientos

imagen: https://www.klipartz.com/

Los rodamientos son elementos que en la estructura de los carros se utilizan para reducir la fricción entre un eje y las piezas móviles conectadas a él. Los rodamientos de rueda son piezas de precisión que soportan la carga del vehículo, minimizando la fricción sobre los ejes.

Estos elementos se encuentran en componentes y sistemas que tienen como característica transmisión de movimiento. Es así como están en partes del carro tales como caja de transmisión, manguetas o cremalleras de dirección.

La estructura básica de los rodamientos está conformada por tres partes

Anillos interior y exterior: hechos con una aleación especial que le otorga gran dureza estos anillos, son el camino, por llamarlo así, por el que se mueven los elementos de rodadura (bolas o rodillos)

Elementos de rodadura: son las bolas o los rodillos que giran entre ambos anillos Por lo general están construidos en acero También se pueden encontrar algunas fabricaciones especiales en cerámica o plásticos de alta resistencia

Jaula: Se trata de una pieza que separa y guía los elementos de rodadura Evita que estos choquen entre ellos para que así puedan rodar sin problemas en los anillos

Zumbidos una clave para detectar problemas

Y aunque los rodamientos está pensados en su diseño y fabricación para durar a lo largo de la vida útil del vehículo, no siempre sucede así, y una de las principales claves de alerta de un posible problema en su operación es el sonido.  

Así es. Si al rodar en su vehículo a una velocidad superior a los 50 kilómetros por hora detecta la aparición de un ruido de rozamiento, como un rumor cuando se transita luego de cierta velocidad, y que incluso aumenta al ganar más velocidad o al girar en una curva, está ante una alerta por un potencial problema en uno o varios de los rodamientos del automotor. También, al tiempo que aparece el zumbido extraño en la rodada, pueden sentirse  vibraciones inesperadas tanto en la dirección como en todo el vehículo.

Otro elemento de alerta sobre una mala operación de los rodamientos es la aparición de una inexplicable mancha de grasa o aceite en los rines, sea por dentro o por fuera.

De igual manera y con el fin de descubrir y anticiparse a algún eventual problema es aconsejable que durante las inspecciones de rutina, los mantenimientos tradicionales que deben hacerse en el vehículo, y una vez se haya verificado el correcto estado de la suspensión y dirección, debe comprobarse  que no existan holguras axiales de las ruedas porque, cuando se manifiesta ese juego excesivo, normalmente es el comienzo del fin de un rodamiento.

Es importante tener en cuenta que cuando la revisión de una potencial falla determina que se debe cambiar el rodamiento de un lado de cualquiera de los dos ejes también es recomendable cambiar el rodamiento del otro lado.

FALTA DE REFRIGERANTE.

Nos escribe Pedro Jaramillo y nos pregunta la razón por la cual su vehículo desde hace unos días viene presentando un raro síntoma en la aguja indicadora de temperatura del refrigerante. Nos dice que la aguja cuando el vehículo alcanza la temperatura normal de operación comienza a oscilar indicando recalentamiento y rápidamente vuelve y desciende a la zona de normal. Cuenta que revisó y ve el nivel de refrigerante en el recipiente normal y los ventiladores están encendidos.

Este es un síntoma muy conocido de falta de refrigerante en el sistema. Lo curioso es que al mirar el frasco de expansión (tarro auxiliar) se ve con liquido y por lo tanto nunca se llegaría a pensar que hay ausencia de este al interior del motor y el radiador.

El síntoma que mencionamos de la aguja oscilante, está explicado que el bulbo que mide la temperatura del refrigerante esta pasando por momentos donde se encuentra sumergido en este y otros en que no. Cuando esto ocurre el vehículo por lo general tiene un exceso de temperatura y la aguja lo indica; Cuando deja de estar sumergido, el se enfría y da así una lectura errónea.

Lo importante es que el vehículo si esta con exceso de temperatura por falta de refrigerante y debemos encontrar la razón de la falla:

La solución en la mayoría de los casos es muy simple y esta relacionada con la pregunta de por que hay refrigerante en el frasco de expansión (tarro auxiliar) y en el motor no. La culpable aunque no parezca, es la simple tapa del radiador. Su función, aunque es contener el refrigerante, es también, y mas importante regular la presión de operación del sistema. El aumento normal de la temperatura del refrigerante, produce también un aumento de la presión interna del radiador y el sistema de refrigeración. Esto es útil pues permite un incremento en la temperatura de ebullición del refrigerante, aumentando su eficiencia de operación. Sin embargo el sistema debe tener como regular la presión máxima de trabajo y evitar que explote el radiador o una manguera. Esta función la tiene la tapa. A través de una válvula permite que el refrigerante vaya al tanque auxiliar o de expansión. Lo contrario cuando el sistema se enfría, el refrigerante que había ido al frasco debe retornar al radiador y esto finalmente es lo que no ocurre cuando la tapa esta en mal estado. Como este ciclo de liberar presión al frasco de expansión ocurre cada vez que el sistema alcanza la presión de trabajo, terminará entonces por hacer que poco a poco se disminuya el liquido del sistema alojado al interior del motor y el radiador.

Un vehículo trabajando en estas condiciones debe ser atendido rápidamente pues de lo contrario podría ocasionar daños graves al motor producto del recalentamiento al que estuvo sometido.

¿Qué es el torque, y para qué sirve?

foto: Pixabay

Al comprar un carro, ya sea nuevo o usado,  su nuevo dueño, por lo general, presta mucha atención en la ficha técnica o en la descripción de venta que el anterior dueño o el ejecutivo del concesionario hagan a la potencia del vehículo y un alto porcentaje de la decisión recae en lo atractiva que vea esta cifra. Pero hay otro elemento que es tan importante como el primero y sin el que el vehículo no se podría mover y es el torque.

Desde la física y de una manera sencilla el torque se puede definir como la medida de la fuerza que se aplica sobre un objeto para que este gire. Y llevada ya esta definición a su aplicación en la mecánica del automóvil es la fuerza con la que la biela, que soporta el pistón, baja en su carrera dentro de la cámara de combustión para hacer que el cigüeñal gire y transmita el movimiento a todos los otros componentes mecánicos y finalmente a las ruedas para que el automotor pueda desarrollar su desplazamiento, Cuando la fuerza ejercida sobre el cigüeñal genera ese desplazamiento se denomina Trabajo.

En un vehículo el torque es esa fuerza que le permite al carro iniciar su marcha desde parado, o también enfrentar un terreno en ascenso, mover no solo el peso del auto (su carrocería y componente mecánicos) sino sus ocupantes y la carga que pueda llevar, o realizar una maniobra como el sobrepaso de manera rápida y segura.

Claro, todas estas acciones no las hace el torque por si mismo. También requiere de la potencia, pero es el torque esa fuerza inicial que permite que el carro pueda aprovechar precisamente esa potencia para un desplazamiento óptimo, eficiente y ágil.

Al revisar la ficha técnica del vehículo el torque se identifica por estar medido en Newton/metro (Nm), Kilogramo por metro (kg/mt), o en algunos vehículos está medido en libras/pie (lbs/ft). Para saber la equivalencia entre una y otra forma de medición no es necesario aprenderse alguna fórmula matemática (aunque si la sabe mucho mejor), basta con entrar a alguna de las aplicaciones o sitios web en internet para convertir unidades de torque, introducir la medida que aparece en la ficha técnica y con un click sabrá su equivalencia en las otras escalas de medición.

¿Qué indica una cifra de torque cada vez mayor?  Al revisar fichas técnicas de diferentes vehículos encontrará por supuesto diversos valores de torque. Mientras más alta es la cifra de torque que revela la respectiva ficha técnica indica que este vehículo tiene una mayor capacidad para mover una mayor masa, una mejor aceleración en bajas revoluciones.

Para hacer un óptimo aprovechamiento de la capacidad del torque del vehículo que quiera comprar la recomendación es desplazarse en lo posible a velocidades intermedias y haciendo uso del cambio en el que el motor pueda desarrollar la fuerza necesaria para generar el desplazamiento con el menor rango de revoluciones posible sin afectar el desempeño.

EXTRA O CORRIENTE?

Una de las mayores inquietudes de los propietarios de vehículos está relacionada con el uso del tipo de combustible adecuado,  ¿con qué gasolina debe tanquear su carro con el fin de lograr el mejor comportamiento en ruta?

Antes de entrar en detalle,  cabe recordar que en Colombia se ofrecen dos tipos de gasolina: las denominadas gasolina corriente y gasolina extra. ¿Qué las diferencia? Básicamente la diferencia entre ambas está dada por su octanaje. Este es un indicador que permite saber cuál es la resistencia de cada uno de estos tipos de combustible a la compresión para iniciar el proceso de explosión o combustión en la cámara.

La gasolina corriente que se ofrece en Colombia tiene hoy día 85 octanos.  En tanto que la gasolina extra alcanza los 92 octanos. En términos prácticos,  el combustible de menor octanaje encenderá  o hará combustión de manera más fácil al necesitar una menor temperatura que el combustible con el número de octanos más alto.  Y estas temperaturas se alcanzan con el grado de compresión de la mezcla aire y combustible que logra generar el pistón dentro de la cámara.

Una de las herramientas más sencillas,  entonces,  para conocer que tipo de gasolina usa su carro está en la ficha técnica del vehículo.  En este documento encontrará el dato de la relación de compresión. Esta es una medida que indica cuántas veces se comprime una unidad de aire en la cámara de combustión.  Si la ficha técnica muestra una relación de compresión  (r/c) de 9.5: 1 o mayor a esta cifra,  el vehículo deberá usar gasolina extra para lograr un buen proceso de combustión y una mejor operación y eficiencia y por lo tanto un consumo adecuado y eliminar los riesgos de daño en los pistones por el llamado cascabeleo o detonación anticipada.

Los fabricantes de motores han buscado desde siempre aumentar la relación de compresión (r/c) con la que diseñan sus motores.  La razón radica en que entre mas alta sea, mayor es la eficiencia en el proceso de convertir la gasolina en potencia del motor.  Sin embargo la limitante ha sido, como ya la mencionamos, la explosión descontrolada del combustible dentro de las cámaras, dando el conocido cascabeleo, que disminuye la potencia del motor y produce daños severos a este en el mediano plazo.  La adición de aditivos en las petroleras (gasolina extra) o por parte de los propietarios han permitido el aumento del octanaje que los fabricantes han buscado.

Nuevas tecnologías han aparecido en los últimos años, que permiten el uso de gasolinas corrientes  en motores con altísimas relaciones de compresión (MAZDA con r/c 13:1),  logrando muy buenos indicadores de consumo de combustible y potencias muy altas y con un combustible hasta un 30% más barato.   Su secreto es el uso de la electrónica para controlar el ingreso de combustible a las cámaras de compresión del motor, haciéndolo de forma gradual y en el momento requerido para que la mezcla de aire combustible solo se encienda por la chispa de la bujía y no antes por efecto de la compresión alta del motor.

Cuando esta relación de compresión esté por debajo de ese indicador es posible la utilización de la denominada gasolina corriente. Es un mito creer que al tanquear con gasolina extra un vehículo con un motor diseñado para el uso de gasolina corriente este tendrá mayor potencia y funcionará mejor. No es así.

En la actualidad la tecnología de los motores ha permitido reducir su tamaño y cilindrada,  pero alcanzado potencias mucho mayores.  Esto de la mano de elementos como el turbo o el supercargador.  Si su carro hace parte de esta tendencia tenga en cuenta que siempre deberá trabajar con gasolina extra dada la relación de comprensión que alcanza por el uso de estos elementos que ingresan aire adicional a presión a la mezcla.

La altura sobre el nivel del mar a la que se encuentre la ciudad por la que circula el vehículo también puede ser un elemento para definir el tipo de combustible gasolina a utilizar.  Por lo general en ciudades ubicadas por encima de los 1.500 metros sobre el nivel del mar,  es posible utilizar gasolina corriente en los vehículos,  incluso en aquellos diseñados con una relación de compresión superior a 9.5: 1 y que en otras circunstancias deberían usar gasolina extra.  Esto debido a que a mayor altura se registra una menor presión atmosférica.

Y recuerde, aquí en AUTOTEST, contamos con personal técnico especializado que puede ayudar a resolver sus dudas en torno a la operación de un vehículo cuando quiera comprar un carro usado o vender el actual y ofrecer a los potenciales compradores la información veraz y confiable que facilite el cierre del negocio.

IMPORTANCIA DEL SENSOR DE OXIGENO

Soy propietario de un Mazda allegro , hace un año lo envié a una afinación para solucionar un problema de potencia que tenía. Aparentemente el carro quedó bien pero se sentía un poco desforzado sobre todo para recuperar entre las 2.500 y 3.000 RPM. Lo lleve de nuevo pero el director del taller me dijo que ese «carrito es muy quedado» y me mandó a comprarle el sensor de masa de aire, pero es muy costoso.. Lleve el carro a que le revisaran el catalizador pero ya no lo tiene, se lo reemplazaron por otro que lo simula pero no cataliza y que además está perfecto y sin obstrucciones. 

Me enfoque en el famoso sensor de oxigeno. Opté por desconectarlo y el carro de inmediato mejoró.
Continue reading «IMPORTANCIA DEL SENSOR DE OXIGENO»